Aunque son varias las asociaciones vecinales ubriqueñas que han retornado su actividad tras dos años de pandemia, otras tantas tendrán su primer contacto de convivencia vecinal en la jornada de este sábado con la «Crujía de Gamones». Este es el caso de El Caldereto, que en la última edición de las Cruces en 2019, obtenía el tercer premio en el Concurso de Decoración de Barriadas. Aunque este año no participarán en la convocatoria, el grueso de la actividad propia de esta fiesta se mantendrá. Así nos lo ha trasladado hoy en La Mañana el presidente de la Asociación de Vecinos del Caldereto, Ambrosio Pérez, quien nos explicaba que después de dos años, el barrio vuelve a recuperar la «normalidad» con la «Crujía de Gamones».

La mayoría de las candelas que se encenderán este sábado se desarrollan al amparo de los colectivos vecinales, auténticos motores de la fiesta de las Cruces en Ubrique desde antaño. La pandemia ha limitado con creces su campo de actuación, por lo que esta jornada se espera con interés. Desde El Caldereto se ubicará la candela en su lugar de siempre, por debajo de su cancha deportiva. También se contará con servicio de ambigú, con comidas y bebidas.

La convivencia vecinal con la actuación de una orquesta que amenice la velada se realizará como ya es tradicional en este barrio a principios de verano. Aún queda por determinar la fecha en el calendario pero se estima que sea a principios de junio, en una única jornada donde se concentrará las actividades para los más pequeños del barrio por la mañana y tarde, dando paso a la velada musical en horario nocturno.

Ambrosio Pérez, presidente de la Asociación de Vecinos El Caldereto