Las cifras del paro durante el mes de marzo dejan en Ubrique un aumento récord de 531 personas, lo que supone un incremento del 28%, a causa del cese de actividad por el coronavirus.

Las empresas del sector de la piel ubriqueño se han acogido de forma mayoritaria a la figura del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), y en la modalidad por causa económica, técnica, organizativa y de producción relacionadas con el COVID-19 para los próximos 6 meses. Según los cálculos de Antonio Montoro, secretario general de FICA UGT en Cádiz, en torno al 85 o 90 % de las empresas aplicarán a sus plantillas esta figura, una cifra que ratifican fuentes empresariales consultadas. Al no haber sido considerado un sector estratégico y no haber tenido impedida la actividad hasta el pasado lunes, en principio la industria marroquinera no ha podido solicitar los ERTE por causa de fuerza mayor.

El representante sindical ha manifestado que esto supone un «parón importante para la economía de Ubrique y de toda la provincia» pero confía en su recuperación. «Empresarios de todos los niveles, grandes y pequeños, nos han trasladado su compromiso de retomar la actividad en cuanto la situación lo permita y no esperar a esos 6 meses». En su opinión, es «imprescindible que las grandes empresas vuelvan a la actividad después de la Semana Santa aunque sea a un 35%, y que arrastren de las pymes» para evitar un desastre económico.

Incremento del paro de casi el 30%, sin precedentes

Con respecto a las cifras del paro de marzo en Ubrique, Antonio Montoro ha reconocido que son muy negativos, «incluso por encima de la espantada que hubo de la producción a China», aunque los considera «lógicos, cuando toda la población depende un mismo sector». Los datos reflejan un incremento del paro en 531 personas, pasando de 1.870 en febrero a 2.401 desempleados en marzo, lo que supone una subida del 28,4%. La incidencia se refleja sobre todo en el sector industrial, donde hay 363 nuevos inscritos en las listas del SAE. Se trata de un incremento mensual sin precedentes históricos, provocado por la situación excepcional provocada por el COVID-19.

Antonio Montoro, secretario general de FICA UGT en Cádiz