La subida salarial, principal escollo en las negociaciones del Convenio Colectivo de la Piel

Casi todos los puntos han sido consensuados ya por sindicatos y empresarios, pero las discrepancias surgían en la reunión de ayer con el tema económico. Los sindicatos proponen una subida salarial por encima del IPC para ir compensando la pérdida de poder adquisitivo de los últimos años, algo que por el momento rechaza la patronal.

Ayer martes la sede de Movex acogió un nuevo encuentro de sindicatos y empresarios en torno a las negociaciones del Convenio Colectivo de la Piel. Se retomaban así tras el estado de alarma, con el objetivo de certificar un acuerdo, después de que la mayor parte del nuevo documento haya sido ya consensuada, sobre permisos retribuidos, licencias, o vacaciones, entre otros. Sin embargo, el mayor escollo llegó a la hora de abordar la subida salarial. Patronal y trabajadores están de acuerdo en rubricar un convenio de 3 años, pero los posicionamientos están aún muy lejanos en el tema económico.

Así lo ha reconocido hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique Antonio Montoro, secretario general de FICA UGT en Cádiz, aunque confía en que se puedan ir acercando posturas a partir de la próxima semana y que antes de que finalice julio incluso pueda contarse ya con un nuevo Convenio. Según ha destacado, desde UGT son conscientes de que «el acuerdo no puede poner en peligro el sector marroquinero ni sus puestos de trabajo de cara al futuro, pero tampoco vamos a aceptar el retroceso de los trabajadores».

En este sentido, una vez que se ha logrado consensuar la mayor parte del nuevo documento, con una nueva redacción que aclara los artículos relativos a permisos y licencias, reclaman que la subida salarial esté por encima del IPC de cada año, para ir recuperando el poder adquisitivo perdido desde hace años. Aunque no hay fecha concreta para la próxima reunión de la mesa de negociación, se prevé que en unos días puedan retomarse los contactos.

Antonio Montoro, secretario general de FICA UGT en Cádiz

La Escuela de Artesanos de la Piel retomará sus cursos a partir del 1 de septiembre

Las clases no volverán a la Escuela de Artesanos de la Piel hasta el próximo 1 de septiembre. Así lo ha confirmado hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique su director, Juan Enrique Gutiérrez. El centro cerró sus puertas el 16 de marzo, continuando la actividad de forma telemática, si bien desde la fase dos abrió ya sus oficinas al público y diseñó un plan de contingencias con medidas preventivas. Según ha explicado, se ha optado por no abrir antes para facilitar la conciliación familiar de muchos de sus alumnos y por prudencia frente al COVID-19, más aún cuando el mes de agosto suele cerrarse por vacaciones. La decisión está respaldada por la junta directiva de Bypiel y por el Ayuntamiento de Ubrique.

Dentro del Plan de Contingencias, algunas de cuyas medidas como la señalización ya están en marcha, se cuenta con el material higiénico sanitario necesario (gel, mascarillas, guantes…) homologado, que se acompañará de pantallas faciales, y un protocolo especial de limpieza e higienización. Además los grupos no superan los 12 alumnos, con lo que la distancia está asegurada en salas de al menos 120 metros cuadrados.

La primera de las acciones el 1 de septiembre será un curso de prevención de riesgos laborales en torno al coronavirus. Regresarán entonces los tres cursos que se estaban desarrollando cuando se produjo la suspensión de las clases. Un curso de pequeña marroquinería al que restaban dos meses, y dos cursos de maquinista con 2 y 6 meses aún para su finalización. En cualquier caso, desde la Escuela de Artesanos recuerdan que permanecen abiertos para informar sobre la inscripción en próximos cursos.

Juan Enrique Gutiérrez, director de la Escuela de Artesanos de la Piel

Sindicatos y empresarios retoman este miércoles las negociaciones en torno al Convenio Colectivo de la Piel

Los términos acordados en el nuevo documento, incluidas las mejoras económicas, deberán aplicarse con carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero.

La representación sindical y la Asociación de Empresarios de la Piel (Asopiel) confirman que este próximo miércoles 1 de julio se reanudarán las reuniones de la mesa negociadora en torno al nuevo Convenio Colectivo Provincial de la Piel-Marroquinería, que se vieron suspendidas con la irrupción de la pandemia por COVID-19. Para ello, mantendrán la representatividad de UGT y CCOO, delegados, y patronal, pero reduciendo el número de integrantes en cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias de prevención frente al COVID-19. Así nos lo confirmaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique, el secretario general de FICA-UGT en Cádiz, Antonio Montoro, recordando la importancia de retomarlo «no sólo por los propios trabajadores, sino también por el futuro del sector, para garantizar su estabilidad, en temas como contratos o proyectos de las empresas». En este sentido, recordó que, una vez rubricado un nuevo Convenio, su aplicación deberá hacerse con carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero, incluyendo lógicamente las mejoras económicas.    

El representante sindical explicó que hay distintos puntos del Convenio en los que ya se logró un consenso con la patronal, si bien restan aún por acordar todos los temas económicos. La intención de UGT es firmar un Convenio de no más de 3 años de duración, con lo que tendría vigencia hasta 2022 y confía en que las dos partes puedan alcanzar un acuerdo tras pocas reuniones.

El actual Convenio Colectivo de la Piel-Marroquinería data ya de 2016, con vigencia inicialmente hasta 2018, pero que fue prorrogado un año hasta el 31 diciembre de 2019. En septiembre pasado, dentro del plazo correspondiente, UGT decidió denunciar el convenio para poner en marcha el proceso de negociación de un nuevo documento. El proceso negociador se abrió el 3 de marzo con la constitución de la propia mesa de representantes, compuesta por una veintena de personas, que ahora deberá reducirse, a la que siguió una asamblea de trabajadores. El 11 de marzo tenía lugar el último encuentro de la mesa negociadora con avances en distintos puntos, si bien su actividad se vio paralizada por el decreto de estado de alarma días después.

Actividad dispar en las distintas empresas marroquineras

Antonio Montoro ha señalado que, según las noticias que les llegan desde los distintos centros de trabajo, el volumen de trabajo es muy dispar dentro del sector marroquinero dependiendo de cada empresa. «Hay de todo», aseguró, desde fábricas que han recuperado gran parte de su actividad, hasta algunas en las que ha ido descendiendo en las últimas semanas. De hecho, confirmó que hay dos nuevas empresas que han presentado un ERTE en los últimos días.

Antonio Montoro, secretario general de FICA-UGT en Cádiz

La Fundación Movex desarrolla una ronda de contactos con instituciones provinciales para trasladar las necesidades del sector de la Piel

Técnicos de la Agencia IDEA visitan esta semana una veintena de empresas marroquineras en Ubrique y han enviado un cuestionario a más de 200, con el objetivo de diagnosticar la situación actual y adoptar medidas. El sector solicitará incorporarse a sendos Planes de Promoción impulsados tanto por la Junta, como por los Colegios de Economistas, Cámaras de Comercio y la CEC.

La Fundación Movex prepara la próxima reunión de su Patronato, y de cara a esa cita vienen manteniendo durante las últimas semanas un ronda de encuentros con distintas instituciones a nivel provincial para trasladarles la situación que vive actualmente el sector de la Piel, con dificultades para la reincorporación de todos los trabajadores a causa del menor volumen de actividad. En concreto, el pasado viernes representantes del sector tanto de Ubrique como de Prado del Rey mantenían una reunión con el delegado territorial de Empleo, Alberto Cremades, quien les comunicó que trasmitirá sus demandas al Ministerio de Trabajo, a la vez que les anunciaba distintas líneas de ayuda a través de la Agencia IDEA.

Precisamente, técnicos de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía se encuentran en Ubrique desde ayer para visitar una veintena de empresas marroquineras y están enviando a otras 200 un cuestionario para realizar una radiografía general del sector en estos momentos y poner en marcha medidas. Por lo pronto, la Junta de Andalucía aprobada días atrás el “Plan Activa Internacional” y la Estrategia de Internacionalización de la Economía Andaluza 2021-2027. La industria marroquinera espera poder contar con una de las líneas de ayuda al comercio exterior que se recogen.

Desde Movex han mantenido también encuentros con los Colegios de Economistas, las Cámaras de Comercio y la Confederación de Empresarios de Cádiz, que a su vez preparan un Plan de promoción a nivel nacional e internacional.

Próximos cursos junto a IDEA y Extenda

El gerente de Movex, Javier Gallego, ha avanzado la celebración de distintas citas formativas a lo largo del verano. La primera podría llegar la próxima semana de la mano de la Agencia Idea, y giraría en torno a ‘Transformación Digital’ para facilitar a las empresas la creación de webs o el comercio online. Otro de los cursos se centrará en ‘Comercio Exterior’, sobre todo dirigido a Asia, en colaboración con Extenda. Para julio y agosto se ultiman otras iniciativas formativas junto a las Cámaras de Comercio.

Javier Gallego, gerente de la Fundación Movex

La mayor parte de las empresas marroquineras han retomado su actividad aunque con un volumen dispar y menor al habitual

UGT anuncia la intención, confirmada en contactos informales con los empresarios, de retomar las negociaciones del Convenio Colectivo de la Piel en cuanto finalice el estado de alarma.

Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique, en el inicio del puente festivo con motivo del Día del Petaquero este lunes, hemos querido analizar la situación actual del sector de la Piel. Según las noticias que llegan a FICA-UGT, se calcula que en torno al 50% de las empresas marroquineras han vuelto a retomar su actividad en las últimas semanas, aunque con un volumen dispar en cada caso.

Desde Asopiel (Asociación de Empresarios de la Piel) se confirma este dato, e incluso se eleva a una mayoría de empresas, que han reabierto, aunque con una actividad muy inferior a la que tenían antes de que se decretara el estado de alarma el 14 de marzo. El secretario general de FICA UGT en Cádiz, Antonio Montoro, confía en que la situación irá mejorando con la relajación progresiva de medidas a nivel internacional y la reducción del stock acumulado en estos meses. «En algunas empresas nos trasladan que tienen bastante trabajo, mientras que en otras no terminan de arrancar y otras prácticamente haciendo mascarillas», asegura, precisando que está siendo la tónica habitual en la mayor parte de sectores en la provincia, y que de hecho en otros como el aeronaútico el panorama es mucho peor.

El secretario general de FICA UGT en Cádiz, Antonio Montoro, ha anunciado también la intención sindical de retomar las negociaciones en torno al Convenio Colectivo de la Piel en cuanto finalice el estado de alarma, algo que ha tratado en contactos informales con los empresarios marroquineros que también estarían de acuerdo. Las reuniones de la mesa negociadora se vieron suspendidas con la irrupción de la pandemia por COVID-19, pero «ya habíamos avanzado en muchos puntos, por lo que restarían temas como los permisos, jornada laboral, y una subida salarial algo por encima del IPC», señaló, recordando que lo pactado «deberá aplicarse con carácter retroactivo en todo este 2020». En cualquier caso, subrayó que el objetivo final será la permanencia de los puestos de trabajo y un futuro estable del sector.

Asefma confirma un «impacto terrible» de la actual crisis también en las empresas de moda y marroquinería

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Marroquinería subrayan que el mercado es inexistente en la actualidad, alertan de que el lujo apenas supone un 5% del total y de que los fabricantes italianos intentarán recuperar las grandes firmas. Por ello, apuesta por cambiar la dinámica de trabajo, por ejemplo hacia fusiones de empresas para determinadas producciones o mercados, y como garantía de futuro apuntan a la calidad y el diseño como el gran buque insignia de la marroquinería ubriqueña.

El secretario general de la Asociación Española de Fabricantes de Marroquinería, Artículos de Viaje y Afines (ASEFMA), Fernando Gutiérrez, ha dibujado hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique un panorama desolador para la industria marroquinera y de la moda a causa de la actual crisis sociosanitaria originada por el COVI-19. «No sólo porque se ha destrozado la colección de primavera/verano en plena campaña, sino que el consumo en todo el mundo ha desaparecido», señaló, en un sector que además exporta entre el 40 y el 50% de su producción.

Gutiérrez apuntó la sangría y el caos económico de estos momentos, pero también consecuencias futuras en una crisis global, que nada tiene que ver con la que se vivió en 2008, y que va a provocar pérdida de mano de obra y el cierre de empresas. Al igual que en Ubrique, en el resto de zonas marroquineras del país, las empresas también han optado de forma generalizada por acogerse a ERTEs por razón de producción.

Por ello, requiere medidas de calado inmediatas por parte de las Administraciones, e insta al sector marroquinero a cambiar su visión hacia la unión de empresas, algo que se barajaba como reto de futuro y que asegura que debe abordarse con urgencia. Se refiere a fusiones empresariales «para dar respuesta a determinadas producciones, o acceder a determinados mercados a nivel internacional».

Pese a la pronta reapertura de empresas, con la que reconoce estar en desacuerdo por el elevado riesgo aún de contagio del coronavirus, Fernando Gutiérrez recuerda que se trata de fábricas que están adelantando la demanda que tienen de clientes, sobre todo extranjeros. Y avisa de que hay mucho stockage, que provocará la proliferación de ofertas principalmente vía Internet.

Con respecto a la posibilidad de que el sector marroquinero notase menos la crisis al dedicar parte de su producción al lujo, desde Asefma precisan que este segmento exclusivo supone sólo el 5% del total de la producción. Sin querer ser agorero, alertó de que en esta situación de crisis los fabricantes italianos van a intentar recuperar las grandes marcas.

Como contrapunto a este sombrío panorama, Gutiérrez resaltó los estudios que hablan de una crisis con recuperación en ‘V’, en la que podría registrarse un rebote positivo en 2021, si bien esto dependerá de los propios avances para frenar el COVID-19 y la evolución de la pandemia. En el caso concreto de la marroquinería, también quiso romper una lanza a su favor. «Nuestro pulmón es la calidad y el diseño, eso no nos lo va a quitar nadie y tiene que seguir siendo nuestro buque insignia», aseguró.

Fernando Gutiérrez, secretario general de ASEFMA