FOTO: Equipo de Oncología Médica, Radioterápica y Patología Mamaria del Hospital Puerta del Mar

El estilo de vida occidental propicia la aparición del cáncer de mama. La vida sedentaria, una dieta no equilibrada, pobre en fruta, verduras y legumbres, y el consumo de alcohol son los elementos que podemos controlar. A estos se unen otro conjunto de causas de mayor calado en el marco social, tales como el retraso de la maternidad, el abandono de la lactancia materna o el uso de anticonceptivos a edad temprana. En definitiva, nuestra forma de vida es la que hace que el mundo accidental tengan más casos de cáncer de mama. Esto, junto con la detección precoz, provoca que cada vez aparezcan más casos de mujeres con esta patología. Así nos lo ha explicado el Jefe Clínico responsable de Oncología Médica en el Hospital Universitario Puerta del Mar, José Manuel Baena, con quien hemos conversado hoy en La Mañana, a través de la programación «Octubre Rosa», organizada por la Asociación Dame tu Mano, con motivo de la celebración del Día Internacional del Cáncer de Mama.

Para el doctor Baena el cribado masivo para la detección precoz del cáncer de mama, no es tan eficaz como el factor del riesgo personalizado y el componente genético. Según nos aclaraba «existe mucha controversia en el beneficio real de las campañas de detección precoz», destacando que «la auto-exploración mamaria nunca ha demostrado que sea una medida eficaz». Al margen del riesgo que presentan las herencias genéticas, (un cinco por ciento de los cánceres de mama son hereditarios), José Manuel Baena ha querido incidir en los signos de alerta que toda mujer debe tener en cuenta, estos son; el nódulo mamario, la retracción del pezón, la secreción de sangre y el color anaranjado, rojizo de la mama.

El responsable de este equipo médico, nos ha relatado el procedimiento que se lleva a cabo en el momento en el que una paciente es tratada en la Unidad y como en las últimas décadas ha evolucionado. Ahora se es menos agresivo y se aplica una cirugía conservadora, no sólo de la mama, que se implantó hace décadas, sino también en la axila. Lo mismo ocurre con los tratamientos de quimioterapia «antes no reconocíamos los subtipos de cáncer, ahora tenemos herramientas que nos acercan de manera más precisa al pronóstico del paciente». El estudio genético del tumor resulta clave, al aportar información sobre las posibles recidivas en pacientes.

En 2003 se iniciaba la Unidad de Patología Mamaria del Puerta del Mar, atendiendo a 80 casos. En la actualidad este equipo atiende cada año unos 200 casos de cáncer de mama. El abordaje multidisciplinar en sesiones clínicas, con todos los profesionales incluidos en el tratamiento de la enfermedad es otro de los aspectos que señalaba como avance en las últimas décadas.

La Unidad de Gestión Clínica de Atención Integral al Cáncer (UAIC) del Hospital Puerta del Mar, se creó en 2010 aprovechando el empuje de la Unidad Clínica de Patología Mamaria e integrando en su modelo de gestión a dos grandes áreas de conocimiento, la Oncología Médica y la Oncología Radioterápica. En 2013 se incorporaba además el Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Puerto Real. La UAIC está compuesta por 22 médicos, 35 enfermeras, 25 auxiliares de enfermería, 15 técnicos superiores de radioterapia, 6 administrativos y un celador.

José Manuel Baena Cañada, Jefe Clínico responsable de Oncología Médica en el Hospital Universitario Puerta del Mar.