En torno a 300 marroquineros y marroquineras abarrotaron el salón de actos del IES Francisco Fatou. Los permisos y la eventualidad en la contratación serán temas prioritarios en la negociación del nuevo Convenio, cuya intención es que tenga en principio tres años de duración. En materia de salarios, exigirán una subida siempre por encima del IPC.

Los petaqueros dejaron claro ayer que están concienciados de la necesidad de mejorar las condiciones laborales en el sector de la Piel. Después de casi tres años y medio desde la última asamblea de trabajadores, unas 300 personas respondieron a la convocatoria de los representantes sindicales para abordar la negociación del nuevo Convenio Colectivo de la Piel-Marroquinería. Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique, Juan Linares, responsable de negociación colectiva de Industria de CCOO en Cádiz, y Antonio Montoro, secretario general de FICA-UGT en Cádiz, se han mostrado muy satisfechos de la gran participación, especialmente de mujeres y jóvenes, más aún cuando la conciliación personal y laboral. Aunque dejaron claro que apuestan por el acuerdo y la negociación, reconocieron lo fundamental de verse respaldados por los marroquineros. Según anticiparon, seguirán citando a los trabajadores para mantenerles informados de la negociación, y de hecho el compromiso alcanzado es que, una vez alcanzado un acuerdo con los empresarios, deberá ser ratificado en asamblea.

Durante el encuentro los representantes de UGT y CCOO y los delegados sindicales expusieron los distintos ámbitos del Convenio en los que pondrán especial atención. Por ejemplo, la aclaración de los permisos y su mejora para que no ocurra como en la actualidad, que se le descuenta el día a los trabajadores. Sin embargo, la cuestión expresada como prioritaria en la asamblea es la eventualidad de los contratos, con contrataciones temporales y cambio de empresas en el caso incluso de marroquineros que llevan 10 años en el mismo centro de trabajo. En materia salarial, la exigencia planteada a la patronal será de una subida superior al IPC, cuya demanda concreta dependerá de las mejoras acordadas en los temas sociales.

Por este motivo, apuntan que en la negociación propondrán en primer lugar los artículos que sólo necesitan su adaptación a la actual legislación, para más tarde ir poniendo sobre la mesa los asuntos que suelen ser más conflictivos. Además, piden paciencia y tranquilidad de cara a todo este proceso, reconociendo que «debido al coronavirus, no es el mejor momento para negociar el Convenio, para ninguna de las partes».

Los representantes sindicales también han lanzado un aviso a navegantes, en relación con las empresas que no cumplen el Convenio, «que además suponen una competencia desleal para el resto». «Tienen de margen lo que duren las negociaciones porque, una vez que dejemos claras las reglas del juego y firmemos el nuevo acuerdo, vamos perseguir y denunciar esas conductas irregulares», subrayaron.

La próxima reunión de la mesa negociadora llegará mañana mismo, con la primeras impresiones de la patronal sobre la plataforma de propuestas que le presentaron UGT y CCOO el martes pasado. En función al resultado de estos encuentros los representantes sindicales se han comprometido a convocar nuevas asambleas para seguir informando. La última asamblea de trabajadores del sector había tenido lugar el 28 de septiembre de 2016 para ratificar entonces el Convenio Colectivo aún en vigor.

Juan Linares, responsable de negociación colectiva de Industria de CCOO en Cádiz

Antonio Montoro, secretario general de FICA-UGT en Cádiz