A diferencia del curso pasado en que quedaron vacantes algunas plazas durante todo el año, el centro vuelve a copar las 94 plazas de las que dispone. En este primer día han recibido más de una veintena de solicitudes de matriculación. En total seis aulas, para alumnado de 0 a 2 años, con 8 docentes más el personal de limpieza y cocina.

Como el resto de centros de primer ciclo de Educación Infantil en Andalucía, la Escuela Infantil ‘La Esperanza’ ha vuelto a ser el primero en comenzar su curso en nuestra localidad. De nuevo bajo el condicionante de la pandemia, para el que se mantiene casi el mismo protocolo anticovid, pero con la experiencia y la confianza que genera el transcurso con normalidad del año pasado. Por este motivo, si en septiembre pasado se registraban algunas renuncias por la incertidumbre ante la COVID-19, en este primer día de curso ha ocurrido todo lo contrario. Más de una veintena de familias han contactado para intentar matricular a sus hijos, pero tras el período abierto en abril solo quedaban dos plazas que han sido cubiertas a primera hora. Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique, su directora, Pepi Vega, ha lamentado no poder dar respuesta a ese aluvión de peticiones, explicando que el número de plazas no depende del centro, sino que les viene fijado.

La Escuela Infantil ‘La Esperanza’ está adherida al Programa de ayuda a las familias, concertada con la Junta de Andalucía, si bien depende de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz, en colaboración con el Ayuntamiento de Ubrique. En este curso siguen contando con 6 aulas, atendidas cada una de ellas por 1 tutora, técnicos especialistas en Educación Infantil, junto a una educadora de apoyo, y la directora, además de personal de limpieza y de la cocina. De las 94 plazas, 5 corresponden a bebés del año 2021 y el resto a pequeños nacidos entre 2019 y 2020. Tres aulas con 20 alumnos están destinadas a los niños de 2 años, dos aulas de 13 alumnos de un año, y un aula mixta de bebés y pequeños de un año.

En este curso el centro vuelve a ofrecer los servicios de atención socioeducativa, y también del comedor escolar que arrancará ya en las próximas semanas una vez se amplíe el horario de estancia. El horario completo de apertura del centro será de 7,30 a 17,00 horas, con un máximo de 8 horas por alumno salvo circunstancias extraordinarias, si bien por el momento se comienza con un período habitual de adaptación que arrancaba hoy con sólo media hora.

El protocolo COVID mantienen sus principales ejes con respecto al año pasado, con mínimos cambios. Es muy similar al del resto de centros educativos con la singularidad de que los pequeños no pueden portar mascarilla, aunque sí el personal docente. Además de la limpieza continua de manos y la distancia de seguridad, se vuelven a diseñar 6 Grupos de Convivencia Escolar, que coinciden con cada una de las unidades. Los recreos se desarrollan en distintos horarios y espacios diferenciados, y se cuenta con dos trabajadores para la limpieza y desinfección continua de las instalaciones.

Pepi Vega, directora de la Escuela Infantil La Esperanza de Ubrique