La empresa mancomunada Basica cerraba el pasado lunes su oficina de atención al público, en principio hasta el próximo 31 de marzo, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias para colaborar en la contención de la propagación del COVID-19. No obstante, los servicios de limpieza viaria, recogida de basuras, y jardinería, se mantienen con normalidad gracias a la implicación de toda su plantilla, y el punto limpio también está abriendo por el momento sus puertas, con las medidas de protección correspondientes.

Así nos lo confirmaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique, el responsable de la empresa en Ubrique, Enrique Piedra, quien ha subrayado la organización de turnos por equipos y el cierre de zonas comunes en las instalaciones, para evitar la afectación de toda la plantilla ante un hipotético caso de coronavirus. En el interior continúa el personal de oficina y dos mecánicos, con las medidas de protección. Además, en el caso de algún contagio han planificado ya un plan alternativo para dar respuesta a todos los servicios.

En el caso del punto limpio, los operarios mantienen en todo momento la distancia de al menos dos metros con los usuarios que se acerquen a llevar residuos. Lo mismo ocurre con los trabajadores de la limpieza viaria y recogida de residuos entre ellos, por lo que han configurado equipos que no llegan a tener contacto entre sí, aunque desarrollando su jornada normal. Como medias de protección cuentan con guantes desechables, hidrogeles, y desinfectantes de superficies.

En el resto de aspectos, la dinámica de trabajo se mantiene con los mismos horarios, y desarrollando el 100% de las tareas habituales, desde la propia recogida a la limpieza de calles y plazas, el baldeado con productos de limpieza y desinfección, o el lavado de contenedores. En cuanto a jardinería, han dispuesto un protocolo con el riego en horarios escalonados, dejando ahora a un lado la plantación.

Enrique Piedra, responsable de Basica en Ubrique