Ya han conseguido reunir más de 300 euros, y la participación del resto de cursos del colegio. La idea, que partió de la clase de Acción Tutorial, ha sido puesta en práctica de forma inmediata por el alumnado, montando pequeños puestos cada tarde frente la Hotel Ocurris y en la Plaza de la Barriada Andalucía.

Semanas atrás en clase de ‘Acción Tutorial’, la maestra Ana Suárez planteaba a su alumnos la situación que está atravesando la isla de La Palma a causa de la erupción del volcán de Cumbre Vieja, y las importantes pérdidas que está suponiendo para muchos de sus habitantes, especialmente la incidencia para niños y niñas cuyos colegios han sido destruidos por la lava o han visto interrumpidas sus clases. Como resultado trabajaron en la redacción de cartas de ánimo que podrían enviarles y, a través de una lluvia de ideas, en cómo podrían ofrecerles ayuda. Entre las propuestas, la posible elaboración de pulseras con gomillas para destinarles su recaudación. Fue un viernes, y para grata sorpresa de su profesora, a la vuelta al colegio el lunes algunos de los estudiantes ya se habían organizado con la colaboración de padres y madres para comprar los materiales, realizar las pulseras y ponerlas a la venta.

A partir de ahí la iniciativa se extendió por grupos entre la veintena de alumnos del aula, y entre el resto de cursos del colegio. Cada día se organizan por grupos y a partir de las 18,30 horas se sitúan en la puerta superior del Mercadona, frente al Hotel Ocurris, y también en la Plaza de la Barriada Andalucía. Tal y como nos destacaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique Ana Suárez, lo mejor de todo es «verles la cara de satisfacción cada mañana después de haber conseguido más ayuda para los niños de La Palma».

Empezaron en pocos días por 92 euros, llegaron hasta los 220, y el último cálculo asciende ya a los 310 euros. A través de su maestra el alumnado ha querido dar la gracias a todas las personas que les están comprando las pulseras o dando donativos, e incluso aportándoles el material para la elaboración de las pulseras o sus envases. Independientemente de la cantidad que finalmente consigan, se han convertido en todo un ejemplo de solidaridad y empatía, demostrando su capacidad para poner en marcha esta iniciativa.

El dinero se está guardando en el colegio a la espera de formalizar una campaña de ayuda a nivel local, a través de un proyecto intercentros en el marco de ‘Ubrique Blanco Paz’. De hecho, son muchas las personas esperando a esta posibilidad, que han preguntado por algún número de cuenta corriente donde poder ingresar su donativo. Desde el Claustro del Benafélix ya contactaron previamente con docentes de La Palma para trasmitirles su apoyo y conocer cómo podían hacerles llegar ayuda, como material escolar.

Ana Suárez, tutora de 6º de Primaria del CEIP Benafélix