El secretario general de FICA UGT en Cádiz, Antonio Montoro, ha hecho un llamamiento a la unidad de todo el sector marroquinero, tanto trabajadores como empresarios, para hacer frente a la actual crisis sanitaria provocada por el coronavirus y las consecuencias económicas que pueden derivarse del estado de alarma declarado el pasado sábado. Según subrayó, la salud del trabajador debe anteponerse a cualquier otra cuestión, y si no se cumplen las correspondientes medidas de seguridad los representantes sindicales deben denunciarlo ante la Policía Local o la Guardia Civil para que se cierre el centro de trabajo. En cualquier caso, se mostró disconforme con la cacerolada de la jornada de ayer porque considera que «se abren heridas difícil de cerrar después».

En el plano económico, el responsable sindical también subrayó que, de cara al futuro del sector y de la economía en general, el objetivo debe tender a minimizar los daños de esta crisis, para lo que se mostró expectante ante las medidas económicas y sociales que el Gobierno Central tiene previsto anunciar en la jornada de hoy. En relación a las negociaciones del Convenio Colectivo de la Piel-Marroquinería confirmó lógicamente que la reunión del día 21 de marzo ha sido aplazada sine die hasta que se normalice la situación en nuestro país.

Antonio Montoro, secretario general de FICA UGT en Cádiz