Los operarios de Basica debieron emplearse a fondo este fin de semana para devolver a su imagen habitual las calles del casco antiguo. A pesar del amplio dispositivo puesto en marcha desde la empresa mancomunada, con refuerzo de contenedores, volvió a quedar patente la necesidad de mayor civismo para evitar la acumulación de botellas y otros residuos durante la celebración de la Chorizá, en una imagen que se repite cada año y que incluso empeoró en esta ocasión. Así lo hemos subrayado hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique junto al responsable de Basica en Ubrique, Enrique Piedra. 

El operativo especial se ha venido repitiendo en cada una de las fiestas gastronómicas, si bien la del pasado sábado fue el más importante dada la mayor afluencia. Incluyó la colocación de 45 contenedores de menor tamaño de los habituales para adaptarlos a las calles más estrechas, además de los existentes de forma habitual en cada punto.

Tras la recogida de basura en Ubrique y los alrededores, 9 operarios de Basica se centraron durante la noche en el casco antiguo, a los que se unieron 6 trabajadores a pie para la limpieza de cada rincón, junto a la limpieza en profundidad con baldeadora, barredora, y la sopladora de aire. Ayer acabaron a las 13,00 horas, y hoy aún y mañana continúan recorriendo las calles por si había quedado atrás algún residuo.

Para el próximo fin de semana este dispositivo especial contemplará la colocación de 28 contenedores extraordinarios para la fiesta de disfraces. Un total de 6 se ubicarán en el entorno de la Peña Sevillista ante las actividades carnavalescas programadas, mientras que unos 16 se situarán en la Plaza del Ayuntamiento y 8 en la Plaza de la Verdura. De nuevo se hace un llamamiento a la ciudadanía para que colaboren utilizando los recursos puestos a disposición de todos.

Enrique Piedra, responsable de Basica en Ubrique