La Asociación “Por una Asistencia Pediátrica Digna”, decide “cesar las reivindicaciones en la calle”, retirando las pancartas y banderolas de los espacios públicos, así como de los balcones de los ciudadanos que en su día secundaron el llamamiento del movimiento ciudadano. El anuncio se hacía ayer en el Consejo de Salud, convocado a instancias de “Por una Asistencia Pediátrica Digna”.

“Se han conseguido las demandas principales”, alcanzando a día de hoy una continuidad asistencial, “hace unos meses que se ha cubierto la asistencia, hay satisfacción con el servicio, por lo que hemos decidido solicitar que se retiren las pancartas”, ya que no tiene sentido mantener las acciones de reclamación en la calle. El resto de reivindicaciones han sido transferidas al Ayuntamiento de Ubrique, siendo el gobierno municipal quien se compromete a dialogar entre administraciones para alcanzar los objetivos de mejoras pendientes. A pesar de ello, el colectivo seguirá existiendo, “vamos a seguir no lo dejamos, pero finalizamos una etapa de reivindicación”. De este modo se mantendrá aún activo el grupo WhatsApp de afectados, desde donde se canalizarán las posibles reclamaciones, sirviendo como vía de comunicación entre los usuarios y la administración local a las que se le trasladarían las peticiones con encuentros periódicos.

Desde el colectivo, Mónica Vilches y Purificación Domínguez, han agradecido las muestras de apoyo y el respaldo recibido por la corporación municipal, partidos políticos, colectivos y sobre todo “el pueblo de Ubrique que se ha movilizado”, quien con su respaldo elevaron a las más altas instancias las reclamaciones de mejoras, llevándolas hasta el Parlamento. Apoyos y también detractores “ha habido muchas críticas, mucho señalamiento a través de las redes, pero todos tanto los que nos han apoyado como los que nos han criticado tienen ahora asistencia pediátrica digna para sus hijos”, “gracias a las movilizaciones y al pueblo de Ubrique”.

Tal y como nos explicaban,  este tiempo se ha conseguido lo principal; que haya una asistencia médica a los menores de Ubique de manera continuada y sin demora, que se preste el servicio en un espacio propio adecuado (Sala de Pediatría), que se retome el Control del Niño Sano, que haya derivaciones al CAIT, “hemos conseguido más de la petición inicial con el que empezó el movimiento” y además nos aseguraban, las familias “están contentas” con el servicio. Se cierra una etapa y no se va abarcar generalizar las demandas de mejora sanitaria en la localidad, “estamos para apoyar, pero no vamos a ir más allá de la pediatría”, recordando que hay otros colectivos que trabajan en ese campo “está el Observatorio de Salud que cumple esa función”.

En diciembre pasado se cumplía un año del inicio de las demandas que se planteaban a través de la movilización de más de 600 familias ubriqueñas vía grupo de WhatsApp. Por aquel entonces se planteaba simplemente cubrir las vacantes y mantener la atención médica a los menores, tal cual se había prestado hasta la jubilación de los dos titulares que ejercían esa labor en el Centro de Salud. Desde el verano del 2022 el servicio quedaba mermado sin la continuidad que hasta entonces se tenía con el ir y venir de profesionales, llegándose a contabilizar hasta seis doctoras y las consiguientes demoras en la atención.

El surgimiento de este foro social ciudadano, originó que las demandas de la entonces plataforma fueran aumentando, añadiéndose otras peticiones relativas a la organización y gestión del servicio desde el Centro de Salud, tales como el cambio de ubicación de la sala de espera de Pediatría y sus consultas, el mantenimiento del control del niño sano y sus horarios, las derivaciones al CAIT o la necesidad de que las profesionales que ejercían tuvieran al menos experiencia en la prestación del servicio, obrando por tanto “en función de pediatría” o en su defecto recibieran formación y asesoramiento. El peor momento se vivía en mayo cuando la población infantil se quedaba sin atención específica en las consultas de pediatría tras la marcha de las dos médicas que hasta entonces prestaban el servicio.

Las colocación de pancartas y banderolas donde se reivindicaban las mejoras, el apoyo de instituciones, colectivos locales y partidos políticos que han llevado la problemática hasta la propia Consejera de Salud en el Parlamento de Andalucía, desembocaba en las dos concentraciones que se llevaban a cabo a finales de octubre. En esta fecha además, se anuncia la incorporación escalonada de dos nuevas facultativas cubriéndose en su totalidad el cupo de la la asistencia pediátrica.

Mónica Vilches y Purificación Domínguez