El Ministerio de Sanidad ya ha autorizado que el próximo lunes 25 de mayo la provincia de Cádiz pase a la fase 2. A la espera de conocer las instrucciones que determinen la flexibilización  de las restricciones tras la declaración del estado de alarma, en la transición hacia una nueva normalidad, la Policía Local planifica en Ubrique un fin de semana aún en fase 1.

De lo que está permitido para estos días hemos conversado hoy en La Mañana de Radio Ubrique con el Jefe de la Policía Local, José Benítez Salguero, quien ha aclarado que de momento las únicas reuniones deben ser de 10 personas máximo en viviendas o en terrazas de los bares. De hecho el Parque del Trasvase permanece precintando, para evitar «reuniones de campo» en este espacio, así como el botellódromo de Hipersol.

De momento y desde que el 11 de mayo se reabrieran las terrazas de bares y restaurantes en Ubrique, tan sólo se ha levantado un acta por acumulación de persona en un establecimiento donde además se estaba consumiendo de pie. Sin embargo, los gerentes de los negocios de restauración llevan a cabo los pertinentes controles para evitar las infracciones que aunque cometidas por la clientela, recaerían en el titular del bar. Tal y como nos indicaba el jefe de la Policía Local, «al principio tuvimos un poco más de trabajo pero poco a poco se ha ido controlando». Y es que en estas dos últimas semanas la movilidad ha cambiado considerablemente y también la actitud de la ciudadanía que se está adaptando a esta nueva normalidad. De cara al fin de semana, la Policía Local va a reforzar el turno de noche para controlar situaciones que se pueden derivar  fruto de un mayor relajamiento.

Una normalidad que desde ayer nos obliga a usar mascarillas en la vía pública en personas de seis años en adelante en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros, siendo recomendable su uso para la población infantil de entre tres y cinco años. Se excepcionan de esta obligación a aquellas personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por la utilización de la mascarilla y a aquellas cuyo uso se encuentre contraindicado por motivos de salud o discapacidad. Asimismo, su uso no será exigible en el desarrollo de actividades que resulten incompatibles, tales como la ingesta de alimentos y bebidas, así como en circunstancias en las que exista una causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

José Benítez Salguero, jefe de la Policía Local de Ubrique