Sus vecinos vivirán de nuevo mañana sábado uno de los días más especiales de todo el año. Los preparativos comenzaron hace días, y se intensifican a lo largo de esta jornada. Unos 15 voluntarios y la colaboración vecinal para acoger a todos los visitantes durante la Chorizá’24. Repartirán un centenar de kilos de chorizo al vino, cocinado en vivo en leña. Ante la posibilidad de lluvias han adquirido una nueva carpa, que sumarán a distintos toldos.

La finalización del pregón de Carnaval supondrá como cada año el pistoletazo de salida a la Chorizá, la fiesta gastronómica con más solera en Ubrique, que cumple ya más de 30 años, y en la que Asociación de Vecinos Ubrique Alto se mantiene como colectivo impulsor de forma permanente. Su junta directiva y vecinos nos sólo dan continuidad a esta cita, sino que este año apuestan aún más con la compra de una carpa para proteger a los asistentes de la posible lluvia, y la renovación de gran parte de los utensilios de cocina.

Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique su presidenta, Sandra Rivas, reconocía que viven estos días con la responsabilidad de intentar atender de la mejor manera posible a todas las personas que se acerquen por la Plaza 28 de Febrero. Para ello, los preparativos que comenzaron hace días se intensifican a lo largo de este viernes y continuarán mañana desde primera hora. Entre las 16,00 y las 19,00 horas esperan la mayor afluencia, pero distribuirán los peroles de chorizo hasta la noche, junto a bebidas, filetes en manteca y montaditos de tortilla.

La propia asociación se encargará de instalar dos carpas, junto a distintos toldos para cubrir tanto la barra como la zona de cocina, la pequeña casetilla para tickets y también un área para el público asistente. Por su parte, desde el Ayuntamiento se aportan los 100 kg de chorizo, el pan, ajos, servilletas, palillos, y platos, además de infraestructuras como el escenario, un servicio portátil, el sonido y los puntos de luz. Esta noche la asociación reparte entre vecinos voluntarios bolsas de ajos para pelarlos, así como el chorizo para tenerlo ya cortado.

En total, entre 13 y 15 personas participarán en la organización, encabezados un año más por el cocinero del chorizo al vino, Antonio Román. Media docena en la barra como camareros, tres personas con los filetes, alguna más emplatando el chorizo, así como la venta de tickets, y un encargado de recibir y atender a las agrupaciones en la sede social.

Todos con el objetivo de seguir apostando por el Carnaval de Ubrique y hacer disfrutar un año más con el desarrollo de su tradicional Chorizá desde lo más alto del casco antiguo, con las coplas de las agrupaciones y las mejores vistas panorámicas de Ubrique.

Tal y como destacaba su presidenta, constituye el día más especial para la asociación a lo largo del año, pero también siguen volcándose en citas como las Cruces de Mayo o incluso las pasadas navidades con una zambombá y la iluminación de un árbol decorado con botellas de plástico recicladas.

Sandra Rivas, presidenta de la AVV Ubrique Alto