El colectivo local de bares y restaurantes hace un llamamiento a la comprensión y la colaboración de la clientela sobre la nueva medida. El ascenso en la incidencia ha provocado en Ubrique la cancelación en torno al 60% de reservas de cenas de amigos y empresas. Las lluvias, con la imposibilidad de poder usar algunas terrazas, ha empeorado la situación en la primera semana de Navidad.

Desde el pasado lunes y hasta al menos el próximo 15 de enero está en vigor en Andalucía la exigencia del certificado Covid o prueba diagnóstica en el interior de establecimientos de hostelería, ocio y esparcimiento. Después de una semana de vigencia, en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique hemos querido conocer cómo se está desarrollando esta adaptación en el caso de los bares y restaurantes ubriqueños. El presidente de la Asociación de Hostelería de Ubrique, Miguel Rosado, ha asegurado que el conjunto de establecimientos lo está solicitando desde el pasado lunes, tal y como indica la normativa, si bien está generando malestar en gran parte de la clientela. Todo ello para el acceso al interior, mientras que en el caso del uso de las terrazas, si al menos cuentan con 3 partes abiertas, no es necesario presentar el certificado COVID.

«Hay quien se lo toma mal, creándose situaciones incómodas, mientras que otros clientes lo enseñan del tirón», explicaba Miguel Rosado, lamentando que parezca de nuevo que «somos los malos de la película». Según precisó, lo están solicitando a toda la clientela cada día, aunque sean habituales, para que no parezca que hay agravios por comparación con el resto de personas. Por todo ello, se hace un llamamiento a la comprensión de la ciudadanía para que colaboren con los distintos establecimientos y faciliten en la medida de lo posible este nuevo protocolo.

En el balance en torno al año que despedimos, señaló que se ha tratado de «un año muy complicado», en el que no se ha podido materializar la recuperación con respecto a 2020. En el caso de las Navidades, las perspectivas eran positivas, sin embargo el nuevo repunte de la incidencia ha provocado la cancelación de en torno el 60% de las reservas de comidas de amigos y empresa. De cara al próximo año, se mantiene la espada de Damocles que supone la posibilidad de más restricciones ante la evolución de la pandemia. Si llegara ese caso, Miguel Rosado reclama que se acompañe de medidas de apoyo al sector hostelero.

Miguel Rosado, presidente de la Asociación de Hostelería de Ubrique