El Yacimiento de Ocuri pone velocidad de crucero ante su inminente declaración como Bien de Interés Cultural

El verano de 2021 lo podemos catalogar como el de la reactivación, el de la lucha por la supervivencia en un escenario complicado, el de reinventarse, el de darlo todo por seguir adelante. Tanto en el plano personal, empresarial, festivo, lúdico, pero también en el apartado cultural. En esas anda un emplazamiento como el Yacimiento de Ocuri, que necesita de sus visitantes para mantenerse vivo.  Es imprescindible que esa época de cierre no se traduzca en abandono ya que, como por ejemplo hemos visto con el reloj del San Antonio, los momentos en los que no ha funcionado, es cuando ha sufrido un mayor deterioro.

El delegado de Cultura, José Manuel Fernández Rivera, hablaba de la reapertura, de la puesta en marcha donde, una de las principales características de la nueva normalidad es la limitación de aforo. Ello, y a las restricciones de movilidad que hemos sufrido (a veces locales y otras provinciales o autonómicas), se han unido al miedo de muchas personas por desplazarse, por realizar actividades por más seguridad que suponga un entorno al aire libre como el de Ocuri.

La pandemia no sólo ha afectado a la instalación en sí. También a aquellos que encuentran allí su modo de ganarse la vida o –más que su hobbie-, su pasión. Nos referimos a Antonio Mateos, quien gestiona la Venta, así como a los Romanos de Ubrique. Estos últimos han trabajado; por supuesto que han aprendido; y han superado el reto que tenían ante sí. También han perdido, sobre todo esos viajes, esa convivencia, ese contacto y esas relaciones que les da esta afición.

Todos estos agentes que tienen que ver con uno de los mayores patrimonios culturales de la localidad, sino el que más, no han perdido el tiempo y han trabajado en un reciclaje continuo y en una puesta a punto para que las condiciones, a la hora de la reapertura, sean inmejorables. También se ha intervenido, fundamentalmente en la zona anexa al centro de recepción de visitantes, donde se ha creado un auditorio con un pequeño anfiteatro que permite representaciones con una muestra de público que nos sigue recordando que cualquier tiempo pasado fue mejor pero que sacia a todos las ganas. La reactivación de la cultura ayuda a cuerpo y mente a sobrellevar este tiempo y a ir mejorando paulatinamente un ambiente que es el lógico (e ideal por otra parte) en estos tiempos: respeto sí; miedo no.

El aforo limitado a 15 personas en el propio yacimiento hacía que la presencia de unos 8-10 romanos dejara espacio a sólo 5-7 visitantes por lo que las representaciones eran inviables. Diciembre fue el punto de inflexión y el inicio a una serie de eventos en los que hubo que darle una vuelta de tuerca a la imaginación y donde la obra del auditorio posibilitó que los Romanos de Ubrique volvieran a su escenario, aunque no el natural.

Por parte del Ayuntamiento también se sigue trabajando por dotar de contenido nuestro yacimiento. Un indicador de que se hace en el sentido correcto es la buena aceptación de todas estas que, debido a las limitaciones de aforo, provocan que muchos vecinos o turistas se tengan que quedar fuera. En algunas, como el observatorio de estrellas, han desdoblado la programación.

Esta buena repercusión y estas ganas que se palpan han motivado que Antonio Mateos retome esos ‘Jueves en Ocuri’ que tan bien funcionaron en su día y que de nuevo están recuperando esa magia que te da un lugar sin parangón y un ambiente inmejorable. El encargado de regentar este establecimiento lo tiene claro cuando le preguntamos por qué ha decidido volver a quebrarse la cabeza para confeccionar una programación de este tipo para este 2021: las ganas. Las suyas (también motivadas por cuestiones económicas), las del público en general, y la de los artistas, en este caso locales ya que Antonio Mateos ha decidido apostar por los ubriqueños y prestarles así la ayuda que está en su mano.

El buen funcionamiento del yacimiento antes de marzo de 2020 y la puesta en marcha del engranaje productivo que lo compone está en manos de todos ellos y en su simbiosis. Es una representación fidedigna del tejido asociativo que existe en Ubrique. De la gente buena (válida) y de la buena gente que hace que, para bien o para mal, seamos lo que somos a día de hoy.

Decíamos al inicio que el Yacimiento de Ocuri necesita de sus visitantes para mantenerse vivo. También de todas estas mejoras a nivel de infraestructuras y servicios. Y como no, de aquellos que lo ponen en valor de uno u otro modo y dotan a esta parte de nuestra Historia de actividades a su altura. Pero no podemos obviar su (esperemos) más que inminente declaración como Bien de Interés Cultural. El trabajo ya está hecho, tal y como reconocía incluso en su última visita, la delegada de Cultura de la Junta de Andalucía, Mercedes Colombo. En sus manos –o en su firma mejor dicho-, queda un nombramiento que supondrá un impulso de consideraciones desconocidas para el ciudadano medio. Y es que esa declaración como BIC supondrá, además del prestigio, el punto de partida para una serie de actuaciones que nos acercarán más a nuestro pasado, a entender la Historia y, consecuentemente, entendernos mejor a nosotros mismos.

AEMET activa en Ubrique avisos de alerta naranja y amarilla a causa de la ola de calor

Los efectos de  la ola de calor en la que estamos ya inmersos ha obligado a las autoridades sanitarias a intensificar las campañas de prevención ante las elevadas temperaturas que se van alcanzar durante la jornada de hoy y hasta el próximo lunes. En nuestra localidad la Agencia Estatal de Meteorología anuncia entre 42º y 43º de máxima, durante los próximos cuatro días, oscilando los niveles de riesgo por alta temperaturas entre la alerta amarilla de hoy viernes y la naranja de mañana y el domingo. Ante estas circunstancias hoy en La Mañana hemos querido recordar los consejos generales para combatir las altar temperaturas y advertir ante el riesgo de trastornos que pueden provocar el calor. Para ello, hemo contado contado con el doctor Antonio Rodríguez Carrión quien nos ha descrito los signos de alarma a tener en cuenta ante un golpe de calor, recordando los grupos poblacionales más vulnerables al calor.

Tal y como se recoge en el Plan para la Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud, que se desarrolla entre el 1 de junio y el 15 de septiembre en Andalucía, la población más vulnerable son los mayores de 65 años, pacientes crónicos, personas con trastorno mental grave, menores de 4 años (especialmente lactantes) y personas que trabajan o realizan actividad física expuesta al Sol. Las temperaturas muy extremas producen una pérdida de líquidos y de sales minerales necesarias para el organismo. Las personas afectadas de algunas enfermedades crónicas pueden sufrir deshidratación y agotamiento. A estos grupos hay que prestar especial atención en estos días.

Trastornos por calor

El calor está relacionado con el agravamiento de enfermedades previas y determinadas patologías. Entre ellas, se encuentran el agotamiento o golpe por calor y la insolación. La exposición a elevadas temperaturas puede tener consecuencias graves para la salud.

Es importante conocer los síntomas de estos problemas para actuar de forma rápida y efectiva y minimizar los riesgos para la salud. Los síntomas que nos indican que se puede padecer un agotamiento por calor abarcan desde el dolor de cabeza, náuseas, mareos, vómitos, cansancio, sudoración, piel fría, pálida o húmeda, pulso rápido y débil, y fiebre menor de 40°C. Ante ellos se debe beber agua a sorbitos, permanecer en un lugar fresco, aflojar la ropa, y aplicar paños húmedos o duchas/baños de agua fría. Asimismo, se debe buscar atención sanitaria inmediata si se padecen enfermedades crónicas, si se tienen vómitos, o si los síntomas empeoran o duran más de una hora.

Por otro lado, ante síntomas que nos indiquen que se puede padecer insolación o golpe de calor, como son piel caliente y enrojecida, respiración y pulso acelerado y fuerte, fiebre mayor de 40°C, convulsiones, alucinaciones, irritabilidad o cambios del comportamiento y alteración del nivel de conciencia o desmayo, lo recomendable es ponerse en contacto inmediatamente con el 112 y mientras llega la ayuda mantener a la persona en un lugar fresco, ayudando a bajar la temperatura con paños fríos o un baño/ducha de agua fría sin proporcionar nada de beber.

Cabe destacar que los efectos del calor no afectan a todo el mundo por igual. Los colectivos con un mayor riesgo de sufrir los efectos de las altas temperaturas son las personas mayores, las mujeres gestantes, los lactantes y menores de 4 años, las personas con autonomía limitada, y aquellas que trabajan al aire libre.

Consejos Generales para combatir la ola de calor

Además de los efectos que en nuestra salud provoca las altas temperaturas, con el doctor Rodríguez Carrión hemos repasado el conjunto de recomendaciones que desde las autoridades sanitarias se están ofreciendo en estos días y que se resume en los siguiente:

  • Durante los días de mucho calor, refréscate cada vez que lo necesites.
  • Bebe agua abundantemente y haz que niños y ancianos también lo hagan, aunque no tengan sed.
  • No tomes bebidas alcohólicas.
  • Protégete de la exposición directa al sol.
  • Evita la realización de esfuerzos físicos en las horas de más calor.
  • Protégete del calor evitando salidas, actividades o esfuerzos desacostumbrados, si es inevitable, hazlo con sombrillas u otros elementos de protección.
  • Permanece el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados.
  • Usa ropa clara, ligera y que deje transpirar.
  • Ten en cuenta que las altas temperaturas afectan especialmente a bebés, niños, ancianos y enfermos crónicos, préstales una atención especial.

En casa

  • Cierra las ventanas y cortinas de las fachadas expuestas al sol y ábrelas de noche, facilitando las corrientes de aire.
  • Mantén tus medicinas en lugar fresco, el calor puede alterar su composición y efecto.
  • Sigue una dieta ligera, preferentemente de frutas y legumbres. Evita las comidas calientes y copiosas.
  • Prepara los biberones en el momento de darlos.
  • Usa el aire acondicionado o en su defecto ventiladores, si no los tienes procura ir a lugares públicos con refrigeración.

En la calle

  • Si vas a salir a la calle, evita hacerlo en horas de calor extremas, desde el mediodía hasta el atardecer, procura estar a la sombra, lleva la cabeza protegida, usa ropa ligera de colores claros y lleva una botella de agua.
  • En los desplazamientos por carretera lleva agua abundante y sigue las recomendaciones de las autoridades y agentes del tráfico.
  • No te quedes ni dejes a nadie en el coche con las ventanas cerradas.
  • Evita las actividades deportivas y disminuye la actividad física en las horas de más calor.

Ante la exposición prolongada al sol

  • Evita la exposición prolongada al sol en las horas centrales del día (de 12 a 17 horas) o quedarse dormido al sol.
  • Protege adecuadamente la piel, la cabeza y los ojos con ropa, sombreros o gorros y gafas de sol.
  • Utiliza productos de protección solar adecuados a su edad, tipo de piel y zona del cuerpo en la que se aplican. Estos protectores deberán aplicarse treinta minutos antes de exponerse al sol y renovarse cada dos horas y después de cada baño.
  • Protege especialmente a los niños y evita que los menores de 3 años estén expuestos al sol y no olvides que el riesgo de quemaduras se incrementa con la altura.
  • Si estás tomando medicación, comprueba que ésta no afecta a la sensibilidad a la radiación ultravioleta.

Para evitar problemas con la alimentación

  • Extrema las medidas de higiene, sobre todo el lavado frecuente de manos, así como una correcta limpieza de la cocina.
  • Consume alimentos que hayan sido tratados o manipulados higiénicamente y, por tanto, que procedan de establecimientos autorizados.
  • No interrumpas la cadena del frío de los alimentos y no consumas aquellos que te infundan dudas o hayan estado expuestos al sol o altas temperaturas.
  • Ten especial precaución con los alimentos que contengan huevo. Guárdalos en la nevera, lava las cáscaras antes de su preparación y consúmelos en seguida.
  • Cocina suficientemente los alimentos para que no queden crudos y consúmelos inmediatamente después de ser cocinados.
  • Evita el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados.
  • Utiliza exclusivamente agua potable tanto para beber como para lavar o preparar los alimentos.

Al margen de estas recomendaciones para combatir la ola de calor, el doctor Antonio Rodríguez Carrión ha querido recordar que con las altas temperaturas aumenta el riesgo de incendios, instando a la ciudadanía para colabora en caso de observar algún conato o incendio forestal avisar inmediatamente al 112 explicando la situación del incendio, ofreciendo cualquier indicación que pueda ser utilidad para su extinción.

Antonio Rodríguez Carrión

Manolo Román presentará candidatura a las elecciones que la Peña Flamenca celebrará el 29 de octubre

Aunque permanece aún cerrada, la nueva sede de la Peña Flamenca acogerá en breve un bien número de citas. Desde el 22 de agosto fecha en la que se pondrá en marcha el nuevo curso de las escuelas de Cante y Guitarra hasta el 29 de octubre, momento en el que los socios están llamados a elegir nuevo presidente. Manuel Román, que se presentará a la reelección de la entidad para los próximos dos años, ya prepara el proceso electoral, mientras organiza el  XXXIII Concurso de Arte Flamenco Ciudad de Ubrique, que arrancará el 3 de septiembre y cuya final se celebrará en el IES Francisco Fatou el 23 de octubre. Asimismo, será en octubre, el viernes 15, cuando llegué  a la nueva sede de Reyes Católicos, el Circuito Regional de Peñas con un recital aún por concretar, de igual modo el 22 de octubre se ofrecerá a través de la Peña y en el marco provincial una actividad destinada a la promoción del flamenco con escolares ubriqueños, que tendría lugar en el Fatou. Del amplio programa de eventos, hemos dado cuenta hoy en La Mañana con el presidente de la Peña Flamenca de Ubrique, Manuel Román.

La sesión inaugural del «Ciudad de Ubrique», ya está cerrada, será el viernes 3 de septiembre y participarán dos concursantes al Cante y dos al Baile. Las bases que se publicaron por redes hace dos semanas han dado lugar a una avalancha de inscripciones que se tienen que gestionar. Según Román se va a intentar dar salida a todas las inscripciones, pero el nuevo formato covid del concurso limita temporalmente las sesiones de participación.

La 33º edición del Concurso de Arte Flamenco tiene una duración de poco más de un mes, del 3 de septiembre al 8 de octubre. En este tiempo las sesiones se celebrarán, en principio los viernes, pudiendo extenderse también a los sábado y acogiendo a un mayor número de participantes. El horario de las jornadas de concurso también se adelantarán y se recortará si es necesario el tiempo estimado por participante, para evitar que la sesiones se dilaten hasta la madrugada.

Todas las sesiones serán en la nueva sede de la Peña, que ya ha sido dotada, gracias a la contribución de un anónimo, de mobiliario para el público. Será eso si, con los medidas covid establecidas y aforo reducido de 20 personas y con entre tres y cuatro artistas por noche.

El «Ciudad de Ubrique», no ha dejado de celebrarse durante este tiempo, si bien las dos últimas ediciones han sido bastantes diferentes a lo acostumbrado. El pasado año el Concurso se concentró en unas semanas y se desarrolló en octubre en el IES Francisco Fatou. Este año, la pandemia impidió que comenzará en fecha, es decir en febrero y se ha retrasado hasta el mes de septiembre, reduciendo por consiguiente la participación. De cara a la próxima edición se espera recuperar el formato original de desarrollo de febrero a junio.

Además del Concurso, desde la Peña se trabaja en la puesta en marcha de las distintas escuelas flamencas. En este caso las más tempranas serán las de Guitarra y Cante que comenzarán el 22 de agosto, mientras que en septiembre llegarán la de Castañuelas, Baile, así como Fitgipsy dance y flamenco terapéutico.

Manuel Román, presidente de la Peña Flamenca de Ubrique