FOTO: Documental «Hecho a mano» de Bugaloo Studio para Canal Sur

A pesar de las restricciones de movilidad, que dejan sin visitantes las instalaciones turísticas de la localidad, desde «Manos y Magia en la Piel» se sigue trabajando con la misma diligencia de siempre, para poner en valor, desde el plano turístico nuestro principal recurso económico. La Piel de Ubrique. Un esfuerzo que le ha valido la reciente distinción Q de calidad turística, una certificación de la calidad del servicio y los contenidos, pero también un reconocimiento a la labor de las personas que han trabajado en este proyecto desde hace más de dos décadas. De como un proyecto personal ha pasado a convertirse en un producto turístico de calidad, hemos hablado hoy en La Mañana con su promotora. Para Maribel Lobato no hay secreto, la clave está en «la calidad humana, el tratamiento personal» y el saber transmitir la forma de vida de un pueblo con aquello que lo define.

Trabajar en tiempos de pandemia, en una infraestructura turística que ha llegado a recibir anualmente a 33 mil personas, no resulta sencillo. Desde la reapertura del servicio a principios de verano se ha ido remontando poco a poco, pero las últimas restricciones han acabado por reducir las visitas con cifras similares a los comienzos del proyectos, «con grupos reducidos de seis, ocho o diez personas como mucho». Entonces se buscaba directamente a las guías turísticas de las excursiones que desembarcaban en Ubrique para darles a conocer «Manos y Magia en la Piel». Ahora ese trabajo de promoción ya está hecho, «ya se nos conoce», si embargo, la recuperación pasará por reforzar también este aspecto.

En las actuales circunstancias se pueden recibir grupos reducidos de 15 personas, con cita previa a las 11, 12 y 16:30 horas, de martes a sábados. Los domingos y festivos las visitas programadas son a las 11 y las 12 del mediodía. Los protocolos se han reforzado además con las labores de desinfección, disponiendo de personal de limpieza activo durante el horario de apertura. Tampoco se reciben visitas de escolares y no se lleva a cabo el taller de elaboración de precisos. Se puede concertar cita, reservando las visitas, al correo manosymagiaenlapiel@ayuntamientoubrique.es o al teléfono  670 245 229.

La Q de calidad turística recientemente obtenida viene a consolidar un proyecto que se iniciaba hace más de dos décadas, y que pone en valor desde un plano turístico, uno de nuestros principales recursos. La Piel de Ubrique, un elemento diferenciador de excelencia con repercusión internacional que se potencia mediante el turismo industrial. Pionera en cultivar este valor turístico es Maribel Lobato y la Exposición Permanente «Manos y Magia en la Piel», que promociona entre los visitantes que desembarcan en el Convento de Capuchinos, nuestra principal seña de identidad.

Los Contenidos

La Exposición «Manos y Magia en la Piel» se inauguraba por primera vez en 2003 con carácter itinerante, dotando de contenido la jornada festiva del Día del Petaquero. En 2008 pasa a ser permanente. La iniciativa impulsada por Lobato, alma mater de la muestra, surge a raíz de años de recopilación de artículos de piel tras la realización de un curso de ecología urbana a finales de los 90. Durante todo este tiempo la exposición ha crecido, albergando en la actualidad alrededor de 5.700 piezas en total entre artículos del piel, maquinarías, herramientas, fotografías y obras de arte.

Patacabras Jubiladas

Otro elemento singular y relevante de «Manos y Magia en la Piel», son las alrededor de 200 patacabras que cuelgan del Convento de Capuchinos en su entrada de acceso. Son las patacabras jubiladas que han sido donadas por los marroquineros de la localidad. Una herramienta personal e intransferible que refleja a la perfección el sacrificio diario de los trabajadores. Con esta exposición tan visible se homenajea el esfuerzo marroquinero de toda una vida. Cada una de las patacabras es identificada en un libro de registro y en un panel de honor con los nombres de todos los marroquineros donantes.

El Preciso

Los talleres de elaboración de precisos para escolares y mayores, que a causa de la pandemia ahora no están operativos, es otro de los elementos distintivos de «Manos y Magia en la Piel». Todos quieren llevarse este artículo de piel que ha dado la vuelta al mundo. Tal y como describen en la web de Manos y Magia en la Piel, «el Preciso es una pieza tradicional de los primeros tiempos de la marroquinería ubriqueña. Era una pequeña bolsa de cuero que los arrieros se colgaban de la correa del pantalón y donde se guardaban la yesca, el pedernal y el tabaco. Cuando aparecieron las cerillas, los precisos fueron dejando de fabricarse y poco a poco fueron desapareciendo». El proceso de elaboración se sigue mostrando a los visitantes que llegan al Convento, adquiriendo posteriormente este artículo. 

Las instalaciones 

La ampliación y mejora de «Manos y Magia en la Piel»,  no sólo ha sido en contenidos, también en servicios, tales como, la eliminación de las barreras arquitectónicas en 2017 con la puesta en funcionamiento de un ascensor en el edificio.

Todo ello, junto con la atención personal de la propia Maribel Lobato o Paco Solano, han repercutido en un alto nivel de satisfacción de los visitantes y en la valoración positiva de los técnicos del Instituto para la Calidad Turística Española.

Maribel Lobato, técnica de la Exposición Permanente «Manos y Magia en la Piel»