El próximo lunes a las 23,30 horas, como cada 7 de septiembre, los fuegos artificiales servirán para anunciar la festividad de la Patrona de Ubrique, la Virgen de los Remedios, cuyos cultos, eso sí, no incluirán su recorrido procesional. Se mantendrá así la tradición, si no lo impide el viento, puesto que en jornadas anteriores y posteriores se prevé alguna racha importante según AEMET. Así lo avanzaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique, el delgado municipal de Cultura y Festejos, José Manuel Fernández Rivera, apelando al cumplimiento de la normativa, la responsabilidad individual y al distanciamiento social, y recordando la prohibición de botellonas. Ante cualquier episodio en este sentido, avisó de que en esta ocasión la Policía Local y la Guardia Civil van a poner en marcha un dispositivo especial de vigilancia para impedir estas prácticas y cualquier tipo de aglomeraciones.

El recinto del botellódromo será un año más escenario del espectáculo pirotécnico a cargo de la empresa sevillana Blanca Paloma, con una duración aproximada de quince minutos. Al lanzarse desde este punto, la circulación vial no se verá interrumpida en la Avenida Sebastián Macías ‘El Pato’ a lo largo de la jornada, a excepción del desarrollo del espectáculo pirotécnico.

Junto a las habituales labores de limpieza y desbroce en el entorno de la zona de Hipersol, el habitual dispositivo de seguridad incluye la movilización de efectivos por parte de Bomberos, Infoca, Policía Local , Guardia Civil, y operarios municipales. Este operativo se verá reforzado con la vigilancia especial para impedir la hipotética celebración de botellones, que están prohibidos en la vía pública.

José Manuel Fernández Rivera, delegado municipal de Cultura y Festejos