Los celos en la infancia son una emoción natural y frecuente cuando existe una alteración emocional y de comportamiento como respuesta a un desequilibrio de la dinámica afectiva de la familia. Aunque la causa más común de los celos es la llegada de un nuevo hermano, los cambios de los modelos de familia actual, provocan situaciones donde proliferan los celos en los menores, este es el caso de las nuevas parejas de los progenitores que pueden ser consideradas un competidor en el cariño que reciben de los padres.

Todo niño siente celos, es un mecanismo de defensa que surge cuando se siente desplazado, siendo una percepción totalmente subjetiva y provocando frustración. Los niños con celos, son niños confundidos, con sentimientos contradictorios y con una carga de sufrimiento. Aprender a distinguirlos, conocer los indicadores por lo que se manifiestan los celos en los menores y actuar para liberar la carga es de los que nos ha hablado hoy en la Consulta de Psicología Infantil y Juvenil de La Mañana, la psicoterapeuta y pedagoga Lourdes Castro.