En  noviembre de 2010, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura daba el sí, al arte jondo e incluía el Flamenco en la lista de manifestaciones que forman parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Hoy el Día Mundial del Flamenco, recuerda esa distinción en su décimo aniversario y en La Mañana de Radio Ubrique, hemos querido hablar de flamenco. Para ello hemos contado con Manuel Román, cantaor, exponente local del flamenco en su promoción a través del programa radiofónico «Cante y Compás» y Ana Blanco bailaora y vicepresidenta de la Federación Provincial de Peñas Flamencas de Cádiz. Veteranía y la juventud, dos visiones del mundo flamenco, que trabajan al unísono para preservar nuestro patrimonio cultural, desde las bases. 

El relevo generacional y el saber conectar con un sector joven que no llega a entender el purismo es uno de los retos que debe afrontar hoy en día los colectivos dedicados a la promoción del flamenco. Las herramientas dice Ana Blanco, «están ahí, sólo hay que saber utilizarlas». Con 25 años, la joven ubriqueña ha conseguido hacerse hueco en la Federación Provincial de Peñas Flamencas, un espacio desde el que ampliar su perspectiva del mundo flamenco. Para Ana «el flamenco es una forma de vida, un sentimiento y un aprendizaje», ya que «cada uno lo siente a su manera». Es cultura y una escuela de aprendizaje, «el flamenco no sólo me ha enseñado a taconear, también a conocer a las personas». Desde el que escucha el cante jondo hasta el que se divierte con flamenco terapeútico. Todos tienen cabida en  un arte inimitable, incuestionable, rico en historia y patrimonio, en raíces culturales y antropológicas, admirado desde el punto de vista literario, coreográfico y musicalmente, que no sabe de fronteras ni de acentos.

Con 7 años Manuel Román hizo su primera incursión en el Flamenco, ahora con 70 más, espera que la pandemia le deje retomar el espacio «Cante y Compás» en la Emisora Municipal Radio Ubrique. Su particular tribuna del flamenco desde donde hace más de 35 años divulga e intenta explicar «este sentimiento que lleva en la sangre». Con «Cante y Compás», Román, reivindica los orígenes del flamenco más purista (con los principales cantaores del flamenco tradicional, Marchena, Caracol, Mairena o la Niña de los Peines), que en última instancia, es lo que nos ayuda a mantener su seña de identidad y lo que lo ha transformado en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

En esta labor resulta fundamental el papel de las administraciones. Así lo entienden ambos, que consideran que las instituciones son un eje vertebrador de la transmisión del Flamenco.Ya el Estatuto de Autonomía de Andalucía considera el flamenco como uno de los mayores exponentes de la identidad cultural andaluza, tema que se trabaja en el marco educativo con la inclusión del flamenco en el currículo escolar y desde organismos como el propio Instituto Andaluz del Flamenco, que fue creado para promover la conservación y recuperación del arte flamenco así como su difusión y promoción.

En Ubrique, el Ayuntamiento subvenciona cada año el Concurso de Arte Flamenco Ciudad de Ubrique una ayuda sin la cual sería imposible el desarrollo del mismo. A nivel provincial la Diputación hace lo propio con la Federación de Peñas con la puesta en marcha de los Circuitos provinciales y regionales. Este año además, el respaldo se mantienen con el aumento económico para la organización de actividades culturales de flamenco. En diciembre llegarán dos espectáculos flamencos a Ubrique dentro del Circuito regional de la Diputación y a través de la Federación de Peñas. Eventos que se celebrarán en el IES Francisco Fatou.

Manuel Román y Ana Blanco