La Selva peruana destinataria de las ayudas de Cáritas Internacional Ubrique y CAPI

La Selva Baja y la Selva Central de Perú serán las destinatarias de las ayudas  obtenidas en la Mesa de la Solidaridad a través de la acción de  Cáritas Internacional en Ubrique y el Colectivo de Ayuda a los Pueblos Indígenas. Hoy en La Mañana hemos conocido de primera mano los proyectos de cooperación y desarrollo en los que se invertirán los fondos.

Con los 7.500 euros de la ayuda, Cáritas dará de comer directamente a 150 niños durante diez meses y a 600 personas de manera indirecta. El comedor escolar de Jenaro Herrera gestionado por las Hermanas del Rebaño de María, abarca un proyecto de desnutrición infantil en esta zona de la Selva Baja peruana, al tiempo que imparte educación entre los menores. Se trata por tanto, de una doble acción que cubre la educación y alimentación  directa de los asistentes al centro y de manera indirecta a sus familias, ya que cada alumno se lleva una bolsa de alimentos diarios. Así nos lo ha contado hoy Estrella León, voluntaria en Cáritas Internacional de Ubrique con quien hemos conversado hoy,  junto con la presidenta de CAPI, María Carmen López.

CAPI seguirá trabajando en Nopoki, en la Selva Central de Perú, respaldando los proyectos educativos de esta Universidad y dotándola de equipamientos.  A lo largo de estos años y a través de la Mesa de la Solidaridad, CAPI ha contribuido con sus aportaciones en diferentes actuaciones en la provincia de Atalaya, tales como la construcción del salón de usos múltiples «Ubrique», la adquisición de menaje de cocina, la construcción de los aseos, o el arreglo de las Malokas  de Nopoki, dependencias donde hacen vida los residentes de la Universidad.

CAPI es una ONG local con 15 años de existencia, que abarca pequeños proyectos de desarrollo y se financia a través de las cuotas de sus socios, de las actividades concretas que organizan y de las subvenciones que otorgan las administraciones. Cáritas Internacional en Ubrique está formado por el mismo equipo de voluntarios de Cáritas Parroquial. Fue precisamente Cáritas, junto con el colectivo de ayuda saharaui, los que impulsaron en 1996 la creación de la Mesa de la Solidaridad.

La Mesa para la Cooperación, Desarrollo y Solidaridad, dependiente del Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Ubrique, determinaba ayer el reparto de los 30 mil euros con los que está dotado anualmente este organismo. Según el reglamento, la Mesa de la Solidaridad está formada por ONGS de ayuda internacional que operan desde Ubrique, este es el caso de Madre Coraje, CAPI, Caritas Internacional y la Asociación Saharauilos cuatro colectivos que en la actualidad integra el organismo y cuyos proyectos serán financiados con 7.500 euros respectivamente.

Mercadillo Solidario

A causa del actual marco de restricciones que pretenden contener la expansión del coronavirus, no se podrá celebrar este año el Mercadillo Solidario, que en estas fechas se llevaba a cabo, especialmente por colectivos como CAPI. Una actividad que permitía a la ONG financiar pequeños proyectos de cooperación. Es por ello por lo que en estos tiempos resulta tan necesaria la contribución de la Mesa de la Solidaridad. Una aportación que han querido agradecer ambos colectivos.

Estrella León y María Carmen López

La Mesa de la Solidaridad destina 30 mil euros a los proyectos internacionales de CAPI, Saharauis, Madre Coraje y Cáritas Ubrique

En la jornada de ayer se reunían los componentes de la Mesa para la Cooperación, Desarrollo y Solidaridad, dependiente del Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Ubrique, para determinar el reparto de la cuantía económica con la que el Ayuntamiento dota anualmente a este organismo. A causa del actual marco de restricciones que pretenden contener la expansión del coronavirus, no se podrá celebrar este año el Mercadillo Solidario, que cada finales de año se lleva a cabo, por parte de las ONG locales. De ello, nos ha informado hoy Isabel María Bazán, presidenta de la Mesa y responsable de Bienestar Social en el Ayuntamiento de Ubrique.

Según el reglamento, la Mesa de la Solidaridad está formada por ONG de ayuda internacional que operan desde Ubrique, este es el caso de Madre Coraje, CAPI, Caritas Internacional y la Asociación Saharaui, los cuatro colectivos que en la actualidad integra el organismo. Cada año se presentan sus proyectos de desarrollo en terceros países a la Mesa, que posteriormente se reúne para valorar y decidir la asignación que recibe cada colectivo. Durante los últimas ediciones se ha optado por repartir de manera igualitaria los 30.000 euros con los que se dota, recibiendo cada uno 7.500 euros. Una subvención directa que deben justificar al Ayuntamiento de Ubrique.

Origen de la Mesa

En 1996 un grupo de cooperantes ubriqueños, promovieron ante la administración local, la propuesta de destinar un tanto por ciento del PIB de los países ricos como ayuda oficial al desarrollo de los países del Sur. Era el movimiento del 0,7 por ciento, que también se movilizó en Ubrique creando la Mesa para la Cooperación, Desarrollo y Solidaridad, dependiente de la delegación de Políticas Sociales. Durante estos 24 años de existencia, son muchas las acciones solidarias que se han emprendido con proyectos liderados por colectivos locales o delegaciones ubriqueñas, repartiendo una asignación anual, 30.000 euros, que no ha llegado a incrementarse desde que se consignara.

Isabel María Bazán concejala de Política Social en el Ayuntamiento de Ubrique

La importancia del compostaje en el proyecto de Economía Circular en la Sierra de Cádiz

De la importancia del compostaje en el proyecto de Economía Circular en la Sierra de Cádiz, hemos hablado hoy con  uno de los jefes de turno de Básica, Diego Pérez Roza, quien ha formado parte de la puesta en marcha de la iniciativa en localidades como Zahara de la Sierra y Torre Alháquime.

El proyecto de Economía Circular  está enmarcado en la Inversión Territorial Integrada de Cádiz y tiene un carácter demostrativo y experimental, con la aspiraciones de ser replicado en otras zonas de Andalucía. El proyecto integra varios modelos de recogida orientados a la búsqueda de protagonismo del ciudadano y adaptados a cada zona, estos serían el puerta a puerta, el puerta a puerta previo aviso, las isletas de aportación, los contenedores inteligentes, el punto limpio móvil y el punto limpio fijo. Además prioriza la gestión en ciclos cortos orientados a la implicación ciudadana, con el aprovechamiento de los resto de alimentos, el compostaje doméstico, municipal y mancomunado con el aprovechamiento también de áridos y restos vegetales y forestales.

Plan Estratégico para la implantación de un proyecto de Economía Circular en el ámbito de la gestión de los residuos que se generan en la Sierra de Cádiz, recoge como objetivos la implantación de un sistema de recuperación de los residuos municipales, agrarios, forestales e industriales no peligrosos de la comarca de la Sierra de Cádiz, de
manera eficiente mediante la aplicación de las mejores tecnologías disponibles de segregación, recogida, transporte, implantando en el territorio gestores especializados en cada una de las fracciones de residuos, generando empresas
especializadas en la recuperación, la preparación para la reutilización y el reciclado.