Este viernes se cierra un año académico más en la localidad, una fecha marcada en el calendario escolar como la última jornada lectiva de este curso 2023/24 para todos los niveles educativos, en la que los colegios ubriqueños han aprovechado para desarrollar actividades recreativas de corte deportivo y lúdicas, así como excursiones, que pondrán el broche final a la despedida del alumnado. Tomando como ejemplo uno de los CEIP de Ubrique, nos hemos marchado hasta el Fernando Gavilán, conversando con su director, Pepe Chilla, en el que será también su último día de clase lectivo.

Después de más de 35 años dedicado a la docencia, los últimos 14 a cargo del Fernando Gavilán, el responsable de este centro educativo se jubila, “con una satisfacción enorme” y con la vocación intacta ,”si volviese a nacer volvería a tener esta profesión”. El maestro ubriqueño realizaba sus primeras prácticas en el Fernando Gavilán, trabajando de manera eventual en este centro al que regresaría, después de itinerar por distintas localidades,  en el año 2000 para incorporarse definitivamente. En este tiempo, no sólo se ha ocupado de impartir las enseñanzas del currículum académico y de la transmisión de conocimientos, sino que también como maestro, ha tenido el privilegio de poder contribuir en la construcción del proyecto de vida de tantos escolares, que han promocionado en las distintas etapas educativas, ayudando a forjar las personalidades e identidades de todos aquellos menores que desde los 3 años han tenido a sus maestros como referentes, ayudándolos a crecer como personas de provecho. Es por ello por lo que en este tiempo en el ejercicio de la docencia, Pepe Chilla sólo se queda con lo positivo, “no me llevo nada negativo”.

Al frente del Fernando Gavilán como director desde 2010, ha contribuido además en la mejora de los recursos del centro educativo y por ende de las familias ubriqueñas, al incorporar los servicios complementarios que facilitan la conciliación, tales como el Aula Matinal, Comedor y Actividades Extraescolares. En este camino asegura no ha estado sólo y ha tenido la suerte de contar con “un claustro y una comunidad educativa espectacular”, que ha generado incluso la admiración de la inspección educativa que recientemente valoraba el centro, siendo toda la zona de Ubrique referente en este marco.

Durante esta dilatada trayectoria, uno de los mayores retos profesionales ha sido sin duda, mantener la actividad educativa durante la pandemia, con el confinamiento primero y con las restricciones después. Un periodo complicado, que se afrontó adaptándose a una realidad tecnológica que ya forma parte del día a día del centro. Del mismo modo, se plantean los retos actuales, entre ellos el descenso de la natalidad al que Ubrique no es ajeno. De hecho el Fernando Gavilán ha ido perdiendo una línea por curso, manteniendo a futuro ya tan sólo dos, en los cursos de 4º y 5º de Primaria. A pesar de ello, este centro suele ser uno de los más demandados y el próximo curso comenzará con 21 plazas solicitadas en Infantil de 3 años.

Pepe Chilla, director del CEIP Fernando Gavilán