Subrayó ayer a los padres que las paradas de la Estrella y de Rafael Alberti son ‘ilegales’ puesto que no alcanzan la distancia mínima de 2 kms para el servicio de transporte escolar. Las mantienen lo que resta de curso para 17 alumnos autorizados, y anuncia su eliminación definitiva a partir del próximo. La AMPA prevé acordar esta tarde medidas hasta lograr de forma urgente que todos los alumnos puedan mantener el servicio de autobús al menos este año.

En la mañana de ayer el delegado territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Cádiz, Miguel Andreu, recibía al director del IES Las Cumbres y dos integrantes de la AMPA, entre las que se encontraba su presidenta. Después de cuatro horas de reunión, las principales conclusiones apuntan al mantenimiento de las paradas de la Plaza de la Estrella y del Parque Rafael Alberti sólo por lo que resta de ejercicio, y su supresión a partir del próximo curso. En estos meses hasta junio, del conjunto de alumnos del casco antiguo que venían utilizando el servicio de bus escolar, únicamente podrán seguir usándolo 17 estudiantes que cuentan con autorización, quedando fuera más de una veintena. Así nos lo manifestaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique como portavoz Mercedes Reyes, madre de alumno, anticipando que esta tarde se ha convocado desde la asociación de madres y padres un encuentro para acordar medidas de rechazo y reivindicativas. Además ha instado a toda la población ubriqueña a sumarse a estas posibles acciones, teniendo en cuenta que supondrá un recorte del servicio de transporte escolar para numerosos alumnos de cara al futuro. Ya el pasado martes desarrollaron sendas movilizaciones por la mañana para intentar que subiesen todos los alumnos al bus escolar, y por la tarde con presencia de un equipo del programa de ‘Andalucía Directo’ de Canal Sur.

Según ha explicado Mercedes Reyes, el delegado les aseguró durante la reunión que el problema no es presupuestario, sino que se debe al incumplimiento de la normativa existente, que contempla una distancia de al menos 2 kilómetros como uno de los requisitos para poder disfrutar de trasporte escolar. En este caso, el trayecto hasta el centro no superaría 1,4 kilómetros. Desde el AMPA indican que van a analizar al detalle durante los próximos días dicha normativa, y de cualquier forma se preguntan cómo es que se va a mantener durante algunos meses más dos paradas que son «supuestamente ilegales». Tampoco se explican que se autorice a 17 alumnos y se deje fuera a más de una veintena de compañeros que residen en la misma zona, sobre todo porque en el momento de la matriculación para este curso se incluía el servicio de transporte escolar.

De cara al próximo curso, el delegado también les avanzó que quedarán ya suprimidas las paradas de la Plaza de la Estrella y Rafael Alberti, manteniéndose sólo la de la Fuente de San Francisco. Podrán disfrutar del autobús escolar solo alumnos residentes en la zona de Coto Mulera y el polígono, o procedentes del CEIP Ramón Crossa.

El origen de esta situación se remonta a varias semanas después de iniciarse el curso. Los alumnos comprobaron sin previo aviso que se suprimía la parada ‘no oficial’ que hasta hora venía haciendo el autobús en el Parque Rafael Alberti, en la que subían los alumnos residentes en el casco antiguo, el entorno de Misión Rescate y Los Callejones. Una decisión que partía del servicio de Inspección de la Delegación de Educación. El Ayuntamiento habilitó entonces un autobús entretanto se ofrecía una solución desde la Junta, competente en esta materia. Tras las vacaciones navideñas Educación retomaba esta semana el servicio pero sólo para 17 alumnos autorizados, dejando fuera a otros tantos que viven en el mismo área.

Los padres recuerdan la ubicación del instituto a las afueras, en una pendiente que deberían cubrir los alumnos andando en condiciones meteorológicas adversas, y que sus hijos se matricularon este curso con el transporte escolar concedido. Además, destacan que el servicio al conjunto de los estudiantes no supondría mayor coste, puesto que seguiría bastando con el mismo autobús, y muestran su malestar por la supresión de un servicio que venía ofreciéndose desde la Administración autonómica sin problemas desde hace varias décadas, algo que podría incidir en el número de matriculados en el centro a partir del próximo curso.

Mercedes Reyes, madre de alumnos del IES Las Cumbres