El ‘banquillo’, ‘la banqueta’ o la ‘liara’ hoy en nuestro espacio ‘Alma Petaquera’

El mobiliario, recipientes y el vestuario en la tradición marroquinera ubriqueña han acaparado el protagonismo hoy en nuestro espacio ‘Alma Petaquera’ en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique. En concreto, términos como delantal, pañete, banqueta, banquillo, liara o parihuelas, que forman parte del ‘Manual del Petaquero’, y todo ello con el objetivo en común de proteger y poner en valor el patrimonio cultural del sector de la piel. En esta ocasión, con la participación del director de la Escuela de Artesanos, Juan Enrique Gutiérrez, y los integrantes del grupo de expertos Prudencio De Miguel, Antonio Avelino, Rafael Benítez, y Martín Blanco.

Como se recoge en el Manuel del Petaquero, y uniendo con el programa de la pasada semana, hemos recordado la habitual ropa de trabajo en las antiguas fábricas, como era el delantal en el caso de las petaqueras, y el pañete los petaqueros. Hoy día aún se mantienen en menor medida, aunque con más colores además del blanco, y con mayor presencia de batas.

En el capítulo de mobiliario del sector marroquinero, nos ocupábamos de la ‘banqueta’ o mesita auxiliar de madera con una bandeja en su parte
superior que se colocaba al lado de cada petaquero en los laterales de la mesa de trabajo. La banqueta se utilizaba para depositar las herramientas, pues la mayoría de las mesas de trabajo carecían de cajones, así como los ‘moldes’, los ‘monta vistas’, las ‘figuras’ para recortar, etc. También se utilizaba para situar cartones a medida donde se colocaban las piezas pegadas con almidón.

Por su parte, el ‘banquillo’ era el asiento tradicional del artesano marroquinero ubriqueño y la utilización de la palabra iba más allá de su función. Todos en Ubrique conocemos la expresión popular “Ir al banquillo” que significa ir a trabajar. Los banquillos se desgastaban en los travesaños donde se apoyaban los pies, por lo que no era de extrañar que algunos contaran con una marca característica. Los destinados al bolso eran más
altos, pues las mesas eran de mayor altura.

En Alma Petaquera también hoy hemos recordado la ‘liara’, un recipiente que se elaboraba con parte de la asta aserrada de un toro o vaca, y que servía para contener el engrudo o almidón. En su parte más ancha, la de abajo, se colocaba un corcho a la manera de cierre. Cuando había corrida de toros, los petaqueros se acercaban al matadero para solicitar los cuernos del astado, que enterraban para luego poder sacarle el tuétano con mayor facilidad. Un carpintero era, usualmente, el encargado de realizar las liaras y de un cuerno se solían sacar dos.

Además, entre este mobiliario y herramientas con gran protagonismo de los carpinteros se encontraba también la ‘parihuela’, una plataforma de madera con dos asideros a cada lado que se utilizaba para transportar entre dos personas todo tipo de cosas para las fábricas. En casi todas había una parihuela para el envío de cajas o paquetes. Se enviaban a Correos y a transportistas que tenían el servicio de Renfe, y a otros que hacían rutas hacia Sevilla preferentemente.

‘Alma Petaquera’, 20 enero 2020

Estefanía Hernández anunciará el Carnaval de Ubrique por segundo año consecutivo, con el cartel ‘Soy Carne de Carnaval’

Conservando el principal objetivo que se marca un cartel anunciador, como es el de informar, pero con un marcado carácter «carnavalero» a través del colorido. Así nos presenta la ubriqueña Estefanía Hernández Guerra su obra «Soy Carne de Carnaval», cartel elegido por el jurado del concurso para anunciar el Carnaval de Ubrique 2020 que organiza la Delegación Municipal de Festejos. Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique hemos querido dar la enhorabuena a la ganadora, por segundo año consecutivo y por tercera vez en seis años, lo que refrenda su especial relación y cariño hacia esta fiesta.

El pasado viernes se daba a conocer la decisión del jurado, que seleccionaba la obra de Estefanía entre las 8 presentadas a concurso, dotado con un único premio de 400 euros y placa. El jurado estaba integrado por el pintor ubriqueño Antonio Rodríguez Agüera, la pregonera del Carnaval de Ubrique 2019, Sandra Morales Caro, y la pintora de San Fernando afincada en Jerez de la Frontera, Milagrosa Martínez.

Estefanía Hernández reconoce que le sorprendió la noticia, pero que es un orgullo poder anunciar un año más la fiestas de su pueblo. Ya en 2015 ganó este concurso por primera vez con ‘Aún sale mi abuelo’, algo que logró repetir el año pasado con el cartel ‘¡¡¡Qué viene!!!’. Además, en 2017 fue también la anunciadora de la Feria y Fiestas de Ubrique.   

Tal y como nos apunta, el cartel de 2020 refleja la evolución experimentada en estos años. Estefanía Hernández Guerra es doctora en Bellas Artes por la Facultad de Bellas Artes, Alonso Cano, de la Universidad de Granada, con una dilatada trayectoria en la que ha cosechado ya un gran número de premios y galardones, a pesar de su juventud.

En esta caso, se trata de una obra realizada completamente a mano, siguiendo la novedad introducida en las bases del concurso, y en concreto a rotulador. Con un gran colorido, incluye bajó a un telón a distintos artistas del circo, con la presencia de elementos marroquineros, como las patacabras que maneja una malabarista. No es la única referencia a Ubrique, sino que de forma sombreada aparecen partes del San Antonio como su fachada, sus ventanas o el reloj, como nuevo ejemplo de esa relación ‘amor y odio’ que reconoce profesar hacia el emblema por excelencia de la localidad.

Es sin duda la mejor manera de afrontar la cuenta atrás hacia el Carnaval de Ubrique 2020, para el que admite que ya tienen su disfraz preparado. Entre sus proyectos actuales, también ultima un cartel de cara al concurso de la próxima Feria y Fiestas de Ubrique 2020.

Estefanía Hernández Guerra, autora del cartel del Carnaval de Ubrique 2020

Los 3.954 euros de la recaudación del XIX Belén Viviente se destinan al completo a la familia Gómez Oñate

Los 3.954 euros de la recaudación del XIX Belén Viviente se destinarán al completo a la familia Gómez Oñate. Así lo decidía la Asamblea de participantes celebrada el pasado viernes. Quedaban por tanto sobre la mesa, los cinco proyectos presentados por los colectivos ante la propuesta que llegada desde la propia Asociación de Vecinos de la Plaza de la Verdura, que era quien exponía a los más de 40 votantes la posibilidad de modificación. Con la portavoz y secretaria del colectivo vecinal, María Carmen López hemos conocido hoy en La Mañana el desarrollo de la Asamblea que respaldó por unanimidad el planteamiento.

En los 19 años de historia del Belén es la tercera ocasión que los participantes del evento deciden volcar la ayuda en una causa solidaria concreta no proyectada, que repercute además en una situación de necesidad imprevista de mayor calado y sensibilidad. Para María Carmen López, este aporte no sólo es económico sino que también pretende transmitir el apoyo a la familia en estos difíciles momentos.

El XIX Belén Viviente celebrado el pasado 14 de diciembre conseguía recaudar 4.942 euros, a los que se les resta el 20 por ciento que se destina a la propia Asociación de Vecinos en concepto de gastos corrientes durante la organización y desarrollo del evento solidario. El resto, 3.954 euros eran a los que optaban los cinco colectivos que presentaban sus respectivos proyectos en tiempo y forma, es el caso de Adisica, Discubriq, Zarpitas, Fibromialgia y CAPI. Todos ellos no dudaban en retirar sus peticiones, tras la propuesta formulada por la Asociación de Vecinos.

Tras la Asamblea del  viernes se cerraba en el plano público, el Belén Viviente de Ubrique, que culminó finalmente este sábado con el traslado de los enseres de la sede a los espacios cedidos para su depósito. La mudanza fue realizada por unos 15 voluntarios en colaboración con el Ayuntamiento de Ubrique.

De cara al próximo año con motivo del veinte aniversario, ya se barajan diversas posibilidades pendientes de estudio.

María del Carmen López, portavoz y secretaria de la Asociación de Vecinos de la Plaza de la Verdura