Lamentan que los empresarios propongan una subida salarial del 1% en cada uno de los tres años del Convenio, cuando a nivel nacional hay un acuerdo marco del 3% o en el Convenio de la Piel de Madrid del 5%. Critican que pretendan trasladar hasta 2026 la inclusión del tiempo de desayuno como jornada laboral, o el intento de eliminar derechos ya consolidados como el permiso para la expedición del DNI.

“Estamos muy lejos de llegar a un acuerdo, en direcciones completamente opuestas a la patronal”, ha reconocido hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique el secretario de acción sindical de UGT en Cádiz José Carlos Ramos, tras el último encuentro celebrado el pasado martes. No obstante espera que se trate de una estrategia negociadora, y que las empresas empiecen a moverse de sus posiciones. “Hay que ser realistas, y la patronal se ha ido demasiado al extremo, lo que provoca el enfado de la otra parte”, subrayó. La próxima reunión tendrá lugar el 10 de junio. Desde los sindicatos anticipan que volverán a reunirse, presentando una contrapropuesta con la voluntad de acercar posturas. Dependiendo de la respuesta de los empresarios, convocarán una asamblea de trabajadores para decidir los siguientes pasos. Por lo pronto avisan de que “esto va para largo, tal y como están ahora mismo las posturas”.

Para UGT, la patronal ha iniciado la negociación desde una posición “muy extrema, no realista”, y ponen como ejemplo el Convenio de la Piel recientemente firmado en Madrid en el que la subida salarial para este año se fija en el 5%, o el acuerdo para el empleo y la negociación colectiva (AENC) firmado el pasado año a nivel estatal por CCOO y UGT y la patronal CEOE-Cepyme que contempla incrementos del 4% en 2023 y del 3% en 2024 y 2025. Además, recuerdan que sólo en lo que va de año la subida del IPC es ya del 3,3%, con lo que la propuesta de los empresarios significaría seguir perdiendo poder adquisitivo. Por su parte, las empresas esgrimen en la mesa negociadora el coste que supondría el tiempo de desayuno a partir de 2026.

“No queremos más que lo justo, lo que se está firmando en otras partes del territorio español, y que el trabajador no pierda dinero”, destacó José Carlos Ramos, añadiendo que “además no se actualizaron de forma correcta las tablas salariales en el pasado Convenio”, por lo que existe un doble agravio para el trabajador. Por un lado, el dinero que dejaron de percibir y por otro que no se parta ahora en la negociación de unas tablas actualizadas con la aplicación de ese artículo 12.

Ramos denunció la gran diferencia existente en el salario base de los marroquineros con respecto al resto de trabajadores de la industria en la provincia de Cádiz, considerando que en el caso de Ubrique “las tablas salariales de la Piel de Ubrique han llegado al punto de la indecencia”. En su opinión, los trabajadores no deben conformarse sólo con el tiempo de desayuno, sino que hay otros temas muy importantes como la recuperación de poder adquisitivo, o permisos laborales que no están actualizados.

“Es muy complicado sentarte a negociar con unas personas que responden no a todo, y es lógico que el ambiente cada vez se esté más caldeado”, aseguró el dirigente de UGT, señalando que “cuando los trabajadores de Ubrique sean conscientes del poder que tienen, esto puede cambiar”. José Carlos Ramos pidió a los trabajadores “calma, y que confíen en sus representantes”, a la vez que instaba a la patronal a repensar su posicionamiento, y acercar las propuestas a la situación real del sector.

José Carlos Ramos, secretario de acción sindical de UGT en Cádiz