El monóxido de carbono (CO) es un gas no irritante que no tiene color, ni sabor,  ni olor, por lo que su presencia pasa desapercibida, y que se origina durante la combustión de madera, carbón y gas, con pobre ventilación. Cada otoño-invierno provoca numerosos casos de intoxicación, debido a la calefacción mediante braseros, chimeneas y estufas de gas, constituyendo la primera causa de muerte por intoxicación es España. Hoy en nuestra Escuela de Salud en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique hemos ofrecido información para prevenir estos casos, gracias como siempre a la colaboración del Dr. Antonio Rodríguez Carrión, quien además nos ha hablado sobre cómo se desarrolla la visita en el Centro de Salud al médico de familia, profesional que soluciona completamente 9 de cada 10 consultas que atiende, sin tener que derivar al paciente a otro especialista o al hospital.

El monóxido de carbono es conocido como el ‘asesino silencioso’ o ‘asesino invisible’, pues mata en pocos minutos sin que la víctima se dé cuenta. Para prevenir estas intoxicaciones, se aconseja mantener siempre buena ventilación en todo local donde haya cocinas o calefacción mediante combustible (carbón, leña, gas, gasolina, etc.) y no dejar motores de vehículos, de generadores de electricidad, o de cualquier otro tipo, encendidos de forma continua en garajes o similares, aunque las puertas y ventanas estén abiertas. Además, se recomienda utilizar detectores de monóxido de carbono con alarma sonora en locales profesionales donde haya riesgo de acumulación de este gas, inspeccionar y limpiar el hollín de chimeneas y hornos a comienzos de cada invierno, seguir las instrucciones de los fabricantes de aparatos que utilicen combustible, y no utilizar estufas o iluminación alimentadas con combustible en la habitación donde se duerme.

Escuela de Salud, 8 enero 2020