El pasado lunes 1 de agosto el Consejo de Ministros aprobaba el anteproyecto de ‘Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los animales’, impulsada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, que iniciará así su tramitación parlamentaria. Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique, dentro de nuestro espacio semanal ‘Hablemos de perros’ hemos querido abordar las principales novedades que incluye. Nuestro colaborador,  Antonio García, naturalista ubriqueño y presidente de la Asociación Española del Perro de Agua Español (AEPAE), se ha mostrado conforme con el objetivo general de la ley, si bien reclama al Gobierno que mantenga encuentros con los distintos colectivos y asociaciones afectadas para lograr mayor consenso en muchas de las novedades que introduce. Entre las propuestas que ha realizado Antonio García, «la inclusión de un código ético de cría real».

La nueva Ley, que establece un marco legal común para el conjunto del territorio, eleva las penas por maltrato, abandono y sacrificio de animales. Así, las penas por maltrato animal en caso de resultado de muerte llegan hasta los 24 meses, que se elevarán hasta los 36 meses en el caso de que concurra más de un agravante, y queda prohibido sacrificar animales de compañía, salvo por motivos sanitarios y eutanásicos. Todos los animales de compañía deberán estar identificados, mientras que la cría solo podrá ser ejercida por criadores registrados y profesionales.

Se recoge además la prohibición de comercializar con perros, gatos y hurones en las tiendas de mascotas, así como su exhibición y exposición al público con fines comerciales. Será necesario realizar un curso gratuito de tenencia responsable de animales para proceder a la adopción de éstos (la norma no incluye a los dueños de mascotas actuales, sino a aquellos que quieran adoptar o comprar una nueva mascota). Se prohíben los circos con animales salvajes, y los zoos y delfinarios se reconvertirán en centros de recuperación de especies autóctonas. Por otra parte, se prohíbe la utilización de animales en actividades y espectáculos en los que puedan sufrir daño o muerte, como las peleas de gallos o el tiro al pichón, quedando excluidos de esta reforma legal los animales de los espectáculos taurinos, los animales de producción y los animales de experimentación e investigación, incluida la docencia.

Antonio García, máster en terapia asistida por perros en la Universidad de Sevilla