El pasado sábado las calles más comerciales del municipio eran recorridas por los costaleros que conforman la cuadrilla del V Ensayo Solidario, una iniciativa que se ha convertido en tradición navideña y que consiguió recaudar entre 600 y 700 kilos de alimentos y productos de distinta índole que ya están disponibles para los usuarios del Economato Social y Solidario de Cáritas Parroquial.

Hoy en La Mañana de Radio Ubrique hemos conversado con uno de los integrantes de la organización, Carlos Pizano quien nos ha ofrecido los datos, al tiempo que agradecía a los ubriqueños el respaldo recibido con sus colaboraciones. Una contribución que llegaba en alimentos y productos de limpieza así como de higiene personal y también en forma de donativos con las dos huchas que aportaciones económicas que fueron registradas y cuya cuantía aún no se ha contabilizado.  A pesar de haber alcanzado la tonelada de alimentos como en pasadas ediciones, desde la organización se han sentido satisfechos con la colaboración ciudadana.

Asimismo, Pizano ha agradecido la participación un año más de la Agrupación Musical del Santísimo Cristo del Calvario, que contribuyó con su música durante todo el recorrido. En el Ensayo Solidario participaron unos 20 costaleros, más los integrantes de la agrupación musical y la organización, hasta sumar una comitiva de unas 80 personas. Juntos  y durante unas tres horas consiguieron la recaudación obtenida, que servirá para mantener las reservas de alimentos durante estas fechas en el Economato.

Un Ensayo Solidario es la manera que tienen los costaleros de poner su experiencia en el arte de cargar pasos, a disposición de un fin social. Los costaleros sacan a la calle la infraestructura básica de un paso , y durante un recorrido determinado van recogiendo los alimentos que los ciudadanos depositan, casi literalmente hablando, a sus espaldas. Se denomina Ensayo, porque van con la estructura que utilizan para ensayar las salidas procesionales,aunque en está ocasión van sin el peso que simula el paso durante una procesión, con la intención de conseguirlos durante unas horas en kilos de alimentos. En Ubrique se hizo por primera vez en 2014.

Carlos Pizano, integrante de la organización del Ensayo Solidario