Unos 35 jóvenes ubriqueños participan desde ayer en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebran en Lisboa del 1 al 6 de agosto y que contará con la presencia del Papa Francisco a partir de mañana miércoles. Incluido en el grupo de 2.000 jóvenes de la Diócesis de Asidonia-Jerez, el conjunto de ubriqueños se alojan en el polideportivo Quinta dos Lombos de Carcavelos, desde allí se desplazan a las localizaciones donde se desarrollan las diferentes iniciativas del programa, tanto en los eventos centrales, como en los que tienen lugar en “La ciudad de la alegría”, que es el nombre del espacio que une la Feria Vocacional, la Capilla y el Parque del Perdón en la JMJ Lisboa 2023. Del conjunto de actividades y de lo que suponen las Jornadas hemos conversado hoy en La Mañana con la hermana Raquel. 

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), es un evento que reúne cada tres años a cientos de miles de jóvenes católicos de todo el mundo convocados por el Papa. La última se llevaba a cabo en Panamá (2019) y si bien la siguiente estaba prevista para 2022,  se decidió retrasarla a causa de la pandemia. Ahora llega a Lisboa con una importante presencia de jóvenes españoles, entusiasmados por participar en el encuentro y vivir el peregrinaje.

Desde su primera edición, que tuvo lugar en la ciudad de Roma en 1986, la Jornada Mundial de la Juventud destaca como un laboratorio de fe, un encuentro de jóvenes de todo el mundo con el Papa. “Es, además, una peregrinación, una fiesta de la juventud, una expresión de la Iglesia universal y un fuerte momento de evangelización del mundo juvenil. Se presenta como una invitación a una generación determinada en construir un mundo más justo y solidario. A pesar de su identidad claramente católica, está abierta a todos, tanto a los más cercanos a la Iglesia, como a los más distanciados”.