Tras los encuentros con sus delegados, los sindicatos tienen casi finalizadas sus plataformas, que pondrán en común en las próximas semanas y presentarán en asamblea a los trabajadores. Por el momento no ha habido respuesta de la patronal, pero confían en iniciar las negociaciones lo antes posible. La recuperación de poder adquisitivo, la inclusión del tiempo de desayuno en la jornada laboral para no tener que recuperarlo, o la actualización en materia de igualdad y permisos retribuidos, principales ejes de sus demandas.

El próximo 31 de diciembre finaliza la vigencia del actual Convenio Colectivo de la Piel, firmado para el período 2020-2022, y que fue prorrogado para este año 2023. El pasado mes de septiembre, dentro del plazo estipulado, UGT y CC.OO procedieron a la denuncia del actual acuerdo para afrontar con las empresas marroquineras la negociación de un nuevo documento. Aunque la intención de los sindicatos era poder contar con la mesa de negociación ya constituida antes de que se cerrase el año, aún no se han producido ni siquiera los primeros contactos. Por el momento, sí que han desarrollado encuentros con sus delegados sindicales para definir las plataformas de propuestas, ya prácticamente cerradas. Así nos lo han explicado hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique el secretario general de FICA UGT en Cádiz, Antonio Montoro, y el secretario general de CCOO Industria en Cádiz, Juan Linares, quienes avanzaron que los próximos pasos serán la puesta en común de las plataformas de ambos sindicatos, y la convocatoria de una asamblea de trabajadores.

Montoro subrayaba que no han estado parados, sino en contacto con los delegados para concretar las propuestas que llevarán a este Convenio, y precisó que desde la patronal hasta ahora no ha habido respuesta a los correos electrónicos que les han enviado. Esta semana volverán a intentar contactar con el objetivo de constituir próximamente la mesa negociadora y establecer el calendario de reuniones. “Cuanto antes empecemos y podamos contar con el nuevo Convenio, mejor, puesto que a nadie beneficia que se demore en el tiempo”, aseguró, mostrando su confianza en que “se llegará a buen puerto”.

En su opinión, el IPC de 2023 -que podría cerrarse en torno al 3,5%- va a facilitar la negociación, al no ser tan alto como en los dos últimos años. Entre sus reivindicaciones., la revisión salarial con recuperación de poder adquisitivo, para un Convenio que creen fundamental que tenga una vigencia de “al menos 3 o 4 años, para dar estabilidad y garantizar el empleo en la zona”. Sobre el tiempo del desayuno, destacó que la mayor parte de convenios que negocian lo incluyen dentro de la jornada laboral, no teniendo que ser recuperado por el trabajador. Esa será otra de las principales demandas, que según recordó ya “quedó en el tintero en el convenio anterior por una mala interpretación”.

Por su parte, Juan Linares insistió en que “los trabajadores y trabajadoras tienen que estar en vanguardia de las próximas negociaciones para defender sus derechos”, e instó a la participación en la próxima asamblea que se convocará para tratar el tema. Desde CC.OO manifiestan que “durante los últimos años han perdido poder adquisitivo y hay que estudiar cómo se puede subsanar”, y ponen énfasis en que “los marroquineros hacen un producto caro, mientras que los salarios son baratos, siendo algunos incluso absorbidos por el Salario Mínimo Interprofesional”. Sin querer entrar en cifras, dejó claro que el acuerdo para el empleo y la negociación colectiva (AENC) firmado en mayo a nivel estatal -que establecen una subida de al menos un 3% para 2024- marca sólo unos mínimos, pero que a partir de ahí cada sector tiene sus características para acordar las subidas salariales.

Con una duración de tres años (2020-2022), el aún vigente Convenio Colectivo de la Piel-Marroquinería se firmó en noviembre de 2020. En materia económica contempló una subida del IPC + 1% (1’8%) para el primer año, del IPC + 1,5% en 2021, y del IPC+ 1,3% para 2022 con tope del 2%. Por su parte, para este 2023 finalmente fue prorrogado ante la ausencia de denuncia por ninguna de las partes. Teniendo en cuenta las elevadas cifras del IPC y que de prorrogarse el Convenio recoge una actualización automática de los salarios según la inflación, los sindicatos optaron por esta opción, que ha supuesto un incremento del 5,7% en la tabla salarial para todo este ejercicio.

Antonio Montoro, secretario general de FICA UGT en Cádiz

Juan Linares, secretario general de CCOO Industria en Cádiz