Amigos del bosque denuncia públicamente el desmoche de árboles en Ubrique en plena primavera, durante el periodo de actividad vegetativa, reclamando al Ayuntamiento de Ubrique la creación de un plan de gestión del arbolado urbano que permita catalogar especies singulares de especial protección que podamos tener en el municipio y planificar las actuaciones mediante un protocolo de poda definido.

Las podas agresivas, como el desmochado o los terciados, acaban por debilitar el arbolado, exponiéndolo a enfermedades y podredumbre, reduciendo su crecimiento y longevidad e incluso  causando la muerte del árbol. Esto es lo que entiende el colectivo “Amigos del bosque, acción local”, que está ocurriendo en nuestra localidad. Como ejemplo, la última intervención efectuada desde el servicio de jardinería y su concesionaria BASICA SL, en la actuación llevada a cabo en la calle Los Morales.

Esta intervención ha sido denunciada públicamente por la asociación, que no entiende como se puede acometer además en plena primavera durante el periodo de floración. Así lo manifestaba hoy en La Mañana Lola Sánchez, que con su experiencia como capataz agrícola, explicaba que es durante la parada vegetativa cuando hay que intervenir, hacerlo cuando los árboles han echado sus brotes “es una aberración”. Del mismo modo lo considera Antonio Acosta, de Amigos del bosque, quien además indicaba “tenemos que tener en cuenta que la primavera es época de cría y estos árboles pueden albergar nidos de pájaros que quedarían destruidos”.

“No nos dan wifi pero nos dan oxigeno”

En este punto Acosta abogaba por una mayor concienciación entre la ciudadanía con respecto a este tema, ya que “los beneficios ecológicos son mayores que los perjuicios” que pueden ocasionar tener un árbol en la puerta de tu casa, entendiendo que el respeto al crecimiento del arbolado urbano es un concepto que deberíamos tener más presente sobre todo en tiempos de cambio climático.

Tal y como señalaban, el arbolado urbano nos da una mayor calidad de vida gracias a los beneficios que nos aportan, entre estos nos ayuda a soportar las olas de calor que tenemos en verano al bajar las temperaturas, absorber el CO2 y eliminar la contaminación. Elementos estos que deberían de prevalecer ante cualquier comodidad, ya que como apostilla Sánchez “no nos dan wifi pero nos dan oxigeno”.

Para Sánchez, el desmoche es contraproducente en general porque nacen ramas nuevas en tronco viejo, es una unión difícil y al final esas ramas son las que acaban en el suelo durante los temporales. Realizando una buena poda de formación o una poda sanitaria cuando sea necesario se puede mantener el arbolado urbano sin necesidad de desmoches. De hecho indicaba cada vez más se están cambiando los protocolos de poda y desde 2015 ni siquiera se consideran las podas sanitarias. En opinión de Amigos del bosque este tipo de actuaciones, “el desmoche por comodidad”, demuestran el poco respeto que desde la administración se tiene por la vegetación urbana que es tratada como mero elemento decorativo dentro del mobiliario y no como seres vivos.

La elaboración de un plan de gestión de arbolado urbano, permitiría crear un reglamento que en la actualidad parece que no existe, “se deja a libertad de la empresa, no hay criterio por parte de la administración y tiene que existir un protocolo de actuación”, que entro otros aspectos también podría recoger el diseño de las zonas verdes y la plantación de especies arbóreas apropiadas a un espacio urbano. El  exceso de topiaria (dar formas artísticas a las plantas) en Ubrique,  es otra de las cuestiones señaladas para validar sus argumentos, ya que si bien entienden podría destinarse una zona o varias zonas a este tipo de prácticas, no es lógico su proliferación sobre todo por el tiempo que se tiene que emplear por el personal de jardinería en realizar estos trabajos.

“Amigos del bosque, acción local”

Con la denominación de AsociaciónAmigos del bosque, acción local”, se constituía en el 2011 en El Bosque, una organización de naturaleza asociativa y sin ánimo de lucro, que interviene en un ámbito territorial del entorno del Parque Natural Sierra de Grazalema, donde se localiza Ubrique. Desde entonces y con el fin de promover la defensa del patrimonio natural, conocimiento y mejora del mismo, se llevan a cabo distintas iniciativas, tales como la limpieza de parajes naturales, reforestación, conocimiento y protección de las vías pecuarias y caminos y espacios públicos, trabajos de investigación y por supuesto la divulgación y educación ambiental con el objeto de promover la toma de conciencia sobre la necesidad de cuidar y restaurar el patrimonio natural.

Antonio Acosta y Lola Sánchez de “Amigos del bosque, acción local”.