“No hagas montañas de granos de arena (y todos son granos de arena)”, de Rafael Santandreu de Gijalbo, la saga Acotar de Sarah J. Maas con el primero de la serie “Una corte de rosas y espinas” y el libro infantil “El hombrecito de lluvia” de Gianni Rodari, son las propuestas de lecturas que para este lunes nos ha traído Librería “El Alambique” e Isa Vázquez.

“No hagas montañas de granos de arena” de Rafael Santandreu

Además de adquirir fortaleza emocional, con No hagas montañas de granos de arena (y TODO son granos de arena), dispondrás de las herramientas necesarias para alcanzar objetivos como: Combatir el sobrepeso con extrema facilidad, conquistar el éxito en la vida, resolver los conflictos con tu pareja o superar el duelo por la muerte de un ser querido.

Rafael Santandreu es uno de los psicólogos más prestigiosos del país. Tras llevar a cabo sus estudios en España e Inglaterra. Sus libros, “El arte de no amargarse la vida”, “Las gafas de la felicidad”, “Ser feliz en Alaska”, “Nada es tan terrible” y “Sin miedo”, se han convertido en referentes internacionales de la psicología.

“Una corte de rosas y espinas”  de Sarah J. Maas

Cuando la cazadora Feyre mata a un lobo en el bosque, una criatura bestial irrumpe en su casa para exigir una compensación. Así, es trasladada a una tierra mágica y engañosa de la que solo había oído hablar en las leyendas, donde Feyre descubre que su captor no es un animal sino Tamlin: una divinidad inmortal y letal que alguna vez reinó en su mundo.

La saga “Acotar” contempla consta de cinco libros en este orden: “Una corte de rosas y espinas”, “Una corte de niebla y furia”, “Una corte de alas y ruina”, “Una corte de hielo y estrellas”, “Una corte de llamas plateadas”.

Sarah J. Maas. Autora número 1 del New York Times, su obra, en la que destaca la saga Trono de cristal, es un fenómeno superventas internacional. Se han vendido más de nueve millones de ejemplares de sus libros y estos se publican en treinta y siete idiomas.

El hombrecito de lluvia de Gianni Rodari

El hombrecillo de la lluvia se ocupa de abrir y cerrar todos los grifos que se encuentran en cada nube. Está muy ocupado, abriendo y cerrando los grifos. De vez en cuando se queda dormido y, o bien los grifos están abiertos y no para de llover y el campo se inunda, o están cerrados y el campo se queda seco. Y esto es a lo que se dedica el despistado hombrecillo de la lluvia, a reparar corriendo los desastres que provoca la lluvia o la sequía en los campos, cuando él se queda dormido.

Gianni Rodari Maestro, periodista y divulgador de la nueva pedagogía en Italia, comenzó a escribir para niños en 1950 cuando el director de un periódico le encargó la elaboración de un suplemento dominical. Después publicó más de veinte libros en los que combinó magistralmente el humor, la imaginación y la desbordante fantasía con una visión crítica, no exenta de ironía, del mundo actual.

Lecturas de Primavera 8 de abril