Desde la representación sindical se valoró el encuentro de ayer como “un intercambio de impresiones” previo a la próxima reunión fijada para el 16 de abril, en la que se pretenden ya entrar a abordar de lleno los dos primeros capítulos de la plataforma de propuestas.

La sede de la Fundación Movex acogió ayer la tercera reunión de la mesa negociadora en torno al nuevo Convenio Colectivo de la Piel-Marroquinería, que se desarrolló sin avances entre patronal y sindicatos y a la espera de comenzar a analizar el articulado punto por punto a partir del próximo encuentro dentro de dos semanas. La asociación de empresarios planteó iniciar las negociaciones sobre la base del último Convenio firmado, algo que rechazaron los representantes de los trabajadores, remitiendo al nuevo documento de propuestas elaborado, que les entregaron en la reunión anterior. No obstante, en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique hoy desde UGT José Antonio Luque manifestaba que no se llevó una impresión negativa, y que circunscribe estos primeros movimientos al propio arranque de toda negociación. Según explicó, desde la patronal no se ha rechazado de plano ningún punto en concreto sino que, al contrario, le pareció que había puntos que ya asumían, como por ejemplo la inclusión del tiempo de desayuno como tiempo efectivo de la jornada laboral. De hecho, fue un avance que los trabajadores daban por incluido en el último Convenio, y que finalmente no llegó a materializarse.

En materia económica, Luque ha subrayado que la subida salarial propuesta por los sindicatos está en la línea de lo firmado el pasado año a nivel estatal por CCOO y UGT y la patronal CEOE-Cepyme dentro del acuerdo para el empleo y la negociación colectiva (AENC), y que contemplaba incrementos del 4% en 2023 y del 3% en 2024 y 2025, así como una cláusula de revisión del 1 % en función de la inflación. También precisó que la plataforma de propuestas incluye además “muchas mejoras sociales, que como es lógico las empresas cuantifican en costes económicos”.

“Desde la patronal señalan que esto supone mucho y aluden en estos momentos a dificultades internacionales por el bloqueo del Canal de Suez, o las guerras de Gaza o Ucrania, pero cuando no es una cosa es otra, y nosotros consideramos que sí es posible”, explicó. Como en toda negociación, “a partir de ahora tendremos que buscar un punto de encuentro, después de ceder por ambas partes”.

Por lo pronto sindicatos y empresarios se han citado para el martes 16 de abril, con el compromiso de llevar analizados los dos primeros capítulos de la plataforma de propuestas, lo que suponen un total de 29 artículos. Se espera en ese encuentro entrar ya en profundidad en la redacción del nuevo articulado y que pueda empezar a avanzarse.

José Antonio Luque, representante de UGT en la mesa negociadora