El paso de la borrasca Nelson por nuestro país ha causado en Ubrique diversas incidencias por viento y lluvia. Durante la última semana se registraron en nuestra localidad 219 litros por metro cuadrado, con especial intensidad en la jornada de ayer domingo, si bien fue el viento el que originaba mayores problemas, por la caída de ramas en la vía pública, como ocurría en la Avenida Miguel Reguera. Así nos lo explicaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique el nuevo jefe del Parque Local de Bomberos de Ubrique, Víctor Escribano. En el lado positivo, las precipitaciones y la apertura del trasvase Guadiaro-Majaceite han propiciado que el Pantano de Los Hurones alcance el 93% de su capacidad, frente al 34% con que arrancaba este 2024, habiendo iniciado en la últimas horas incluso el desembalse de agua.

La fuerza del viento, con rachas muy importantes en algunos momentos, unida al mayor peso de las ramas por la lluvia acumulada de estos días, provocó caída de ramas en algunos puntos. En el caso de la Avenida Miguel Reguera, junto a la entrada al Colegio Sagrado Corazón, alcanzaron a un vehículo estacionado durante la madrugada del sábado al domingo. Los efectivos de Bomberos debían utilizar motosierras para limpiar la zona.

La mayor parte de las salidas se produjeron ayer domingo. Por un lado, acudieron para un achique de agua en un sótano que había quedado inundado por las lluvias en la zona del camping en El Bosque. También debieron realizar sendos reconocimientos y evaluación de riesgo tanto en Los Pinitos como en la zona del polígono industrial ‘La Piel’, y una limpieza de alcantarillado en la calle San Martín que requirió de cuerdas y arnés.

Otra de las incidencias destacadas del fin de semana llegaba por la crecida del caudal de la Garganta de Barrida, por las propias lluvias junto al agua del Trasvase Guadiaro-Majaceite, que provocaban el desbordamiento del río y el consiguiente cierre del carril del Naranjal. Hoy se ha reabierto el paso, aunque se recomienda extremar la precaución al existir aún grandes charcos y socavones, y por lo resbaladizo del terreno a causa del barro.

Víctor Escribano, jefe del Parque Local de Bomberos de Ubrique