Bajo la Piel, se clausuraba ayer después de cuatro días intensos de actividad concentrados en el Casco Antiguo de Ubrique. Un evento sobre el que “habrá mucho que mejorar, pero sobre todo mucho que agradecer porque el esfuerzo que se ha hecho ha sido importante”, así al menos lo entiende el alcalde de Ubrique, Mario Casillas que nos ha acompañado hoy en La Mañana, para hacer balance de la I Feria de la Piel, con las miras puestas ya en marzo de 2025.

Un trabajo que en palabras del regidor corresponde a todo el pueblo de Ubrique en general, con la implicación del tejido asociativo local, tanto en el ámbito del voluntariado como en la dotación de contenidos participando con su actividad en la propia feria, “un esfuerzo que siempre lo voy agradecer”. Casillas ha querido valorar “ese esfuerzo, alegría y ese espíritu y ganas de que salga todo bien, todo el mundo se ha centrado y han querido hacer de Bajo la Piel, lo que estamos intentando, que es mostrar nuestra cara al resto del mundo”.

La programación de conferencias, exposiciones, stands, actuaciones y desfiles  han alcanzado la meta propuesta; aglutinar nuestra economía, cultura, historia e identidad en un mismo espacio,  implicando a todo el pueblo. La recompensa más inmediata es la afluencia de visitantes y el apoyo del público ubriqueño que respaldaban la iniciativa.

La repercusión mediática, llegaba sin embargo, de la mano del periodista ubriqueño Modesto Barragán, homenajeado con la I Patacabra de Honor. Un reconocimiento más que merecido para un ubriqueño cuyo discurso en la tarde del jueves fue inspirador para todo “hijo de petaquero y petaquera”, demostrando que sigue contribuyendo con sus aportaciones en la construcción y posicionamiento de la marca “Piel de Ubrique”.

También desde el plano mediático y de la moda, Mario Casillas ha querido nombrar a la madrina de la feria, la diseñadora Lourdes Montes, así como a conferenciantes, de la talla de los reconocidos Jesús Mari Montes o Pedro Mansilla, que han visitado la localidad y han conocido el sector de la piel de primera mano.

Igualmente aludía al importante respaldo institucional recibido, especialmente de la Junta de Andalucía y la Diputación de Cádiz, con la presencia de altos cargos de las administraciones públicas, así como el reforzamiento de los lazos de unión con el municipio de Igualada, cuya expedición encabezada por su alcalde han estado presentes durante la feria.

No obstante, para el alcalde  ha sido fundamental el apoyo de las propias firmas locales, que han hecho realidad el evento. Si bien aún es pronto para conocer el balance económico de la feria, la afluencia de público tanto local como foráneo ha sido positiva y habrá “que hablar con los stand para ver cómo ha estado la venta, porque Ubrique hace esto para promover las marcas locales y darlas a conocer”.

Unas marcas locales que se han adherido a Bajo la Piel, desde el principio y han estado presente durante todo el fin de semana mostrando sus productos y a su vez mostrando al mundo lo que hacemos en Ubrique, al margen de las grandes firmas que fabrican en nuestra localidad y que nos han puesto en el punto de mira internacional. Con Bajo la Piel se ha querido enseñar algo que ya sabíamos los ubriqueños y es que la industria de la piel, es mucho más que un sector productivo de calidad, un motor de empleo o una oportunidad de crecimiento para Ubrique. Es también seña de  identidad y un patrimonio cultural con numerosas vertientes que explotar. Un fruto alcanzado por el trabajo de generaciones enteras de petaqueros y petaqueras que han dado forma con sus manos al artículo de piel, el esfuerzo del ya extinto viajante que exportaba el sector y de emprendedores que han arriesgado todo para alcanzar esa prosperidad que ahora se identifica con Ubrique.

Mario Casillas alcalde de Ubrique.