Hoy lunes va a tener lugar la inauguración en Ubrique del memorial ‘Muerte Neonatal y Perinatal’, una escultura de metal en forma de mariposa situada junto a la Ermita del Calvario en recuerdo de los bebés fallecidos durante el embarazo, el parto o a los pocos días de nacer, como apoyo en ese duelo a sus familias. Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique, una de las madres impulsoras, Reme Rodríguez, nos ha explicado cómo surge esta iniciativa, cuyo acto inaugural se ha querido hacer coincidir justo antes del día del padre, “en reconocimiento de su figura por su comprensión y apoyo , ya que quedan en un segundo plano en estas situaciones, pareciendo que no se les permite manifestar también su dolor”. A partir de su propia experiencia personal, desea que este memorial sea un punto de partida para ayudar a las familias que pasen por este trance, y que hasta ahora sólo podía encontrarse en ciudades como Jerez o Cádiz, pero no en nuestra comarca.

El acto de esta noche está abierto a todas las personas que deseen participar. Se encenderán una velas y se entregarán unas pegatinas de mariposas, en cuyas alas las familias que lo deseen puedan escribir el nombre de los bebés o el año del embarazo, para adherirlas en torno a la escultura. También está previsto la lectura de algún poema o carta por parte de aquellas personas que quieran expresar cómo viven el duelo por la pérdida de sus hijos. Ya hay un grupo de familias que se han interesado por esta iniciativa, muchas de las cuales estarán presentes esta noche en la Ermita del Calvario, de Ubrique y de puntos de la Sierra como Bornos.

Reme Rodríguez nos ha relatado su propia vivencia en la pérdida de dos bebés en los años 2010 y 2021, y las diferencias en cuanto a los protocolos seguidos en los hospitales y la ayuda recibida. Mientras en el caso de su hijo Marcos se sintieron completamente “solos y un poco perdidos”, ya con Fabio contaron con apoyo de psicólogos y una atención personalizada por parte del centro sanitario. Además para entonces conocían ya la asociación Matrioskas que les prestó apoyo.

Las primeras mariposas como recuerdo las situó Reme en su propia fachada, como una forma de tener presente a sus bebés fallecidos. Ese mural con sus nombres, se vio acompañado por otras personas que también querían recordar a sus bebés, y a partir de ahí se pensó en la ubicación de un memorial en nuestra localidad, que finalmente se decidió situar junto a la Ermita del Calvario, por la propia paz que transmite esta ubicación.

Reme Rodríguez, impulsora del Memorial