Hace varias semanas veía la luz ‘Morir por amor en Sevilla’, la cuarta publicación del escritor Teodoro Leo Menor, capitán de la Guardia Civil retirado y experto universitario en Criminología que reside desde hace años en Ubrique. Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique nos presentaba su nueva obra, que transita entre el thriller y la novela negra. Una trama ficticia que construye a partir de hechos reales, en concreto en torno a un crimen pasional que investigó y esclareció en Sevilla. Durante su larga trayectoria profesional de más de 30 años, dirigió unidades de Información, Policía Judicial y Antidrogas, cuyas investigaciones  suponen el punto de partida para muchas de sus novelas, no en vano llegó a resolver casi una veintena de asesinatos. Su última creación está a disposición del lector en alguna de las librerías ubriqueñas y también en la plataforma Amazon.

En ‘Morir por amor en Sevilla’, el protagonista es un joven casado y padre de un niño inmerso en un consumismo y gastos excesivos que lo llevan al tráfico de drogas para pagar sus deudas. Pronto conoce a un rico heredero sevillano y se convierte en su amante, descubriendo otra Sevilla diferente: la del lujo y el glamour. Pero cuando su amante aparece muerto de forma violenta, el joven se convierte en el principal sospechoso.

La aparición de restos de masa encefálica en un turismo ocupado por dos amigos acompañados de dos prostitutas abre una nueva línea de investigación policial. No obstante, la presencia de un tercer hombre en el escenario del crimen, un alto funcionario de la Junta de Andalucía, casado, homosexual, amigo de la víctima e implicado en una trama de corrupción política urbanística, dará un nuevo giro a las pesquisas policiales de consecuencias totalmente imprevistas. Una interesante trama que lleva al lector a preguntarse hasta el final por la autoría del crimen, con hasta 3 líneas de investigación y un desenlace asombroso.

Con anterioridad, Teodoro Leo ya había publicado en 2011 su primera novela, ‘La venganza del monfí’, una trama sobre la trágica expulsión de los moriscos, con ingredientes tales como la red terrorista Al Qaeda, una venganza contra el Rey de España y el máximo representante de la Iglesia Católica, sobre la que sobrevuela además una historia de amor entre un abogado morisco de Tetuán (protagonista de la novela) y una rica heredera cristiana de Granada. En 2019 llegaría ‘Los fantasmas del AVE’, una novela aborda el ascenso y caída en picado de cuatro personajes que fueron muy poderosos. Un retrato de la corrupción política, la impunidad y la prepotencia de sus personajes, que amenazan al Estado con sacar sus secretos a la luz, en una clara maniobra de chantaje que tendrá respuesta a través  de mecanismos institucionales y de los servicios secretos para defender la razón de Estado.

Más recientemente, durante la pandemia en 2021, publicaba ‘Cuatro días con un terrorista’ (Henri Parot, el jefe del comando itinerante), a partir de los cuatro días que el propio Teodoro Leo pasó junto al terrorista Henri Parot, como secretario de las diligencias en los interrogatorios a que fue sometido en las dependencias de la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid. En esta obra combina su particular visión de la problemática terrorista; el problema de las víctimas; la banalidad del mal y la equidistancia respecto de las víctimas; el problema del independentismo; la ambigüedad de la Iglesia Católica sobre el terrorismo de ETA; la labor de la Guardia Civil, la Policía Nacional y los jueces y fiscales de la Audiencia Nacional, verdaderos artífices de la lucha contra ETA y del fin de esta banda; las consecuencias de la caída del «comando itinerante» y la insolidaria actitud de Francia ante el terrorismo de esta organización terrorista.

El dos de abril de 1990, el jefe del «comando», el francés de origen argelino Henri Parot fue detenido a la entrada de Sevilla cuando, a bordo de un Renault-14 de color rojo, se saltó un control de la Guardia Civil, disparando los 16 cartuchos de su pistola contra los guardias civiles que le persiguieron, dos de los cuales resultaron heridos. El coche llevaba 310 kilogramos de amonal cuyo destino era la Jefatura Superior de Policía de Sevilla, situada en el centro de la ciudad

Teodoro Leo, autor de la novela ‘Morir por amor en Sevilla’