La quema de la patacabra volverá a ser el acto que cierre el Carnaval en nuestra localidad. Será este domingo, 3 de marzo, cuando tenga lugar “el entierro del entierro de la patacabra”. Se trata de una idea de Leandro Cabello, que ya le rondó la cabeza el pasado mes de septiembre cuando acudió a ver en Cádiz el entierro de la caballa. El convencimiento le llegó en octubre, durante uno de sus paseos por el entorno del Pantano de los Hurones, cuando pasaba por el Dolmen del Juncal. A partir de ahí comenzó a elaborar una patacabra que no quería que quedara muy marcada por la negritud, algo que finalmente ha sido imposible.

La propuesta no caló de primeras en el resto del grupo, que no terminaba de ver un desfile triste y serio. Pero Leandro logró hilar lo que tenía en mente con las costumbres funerarias ubriqueñas para, posteriormente, encontrar un motivo por el que el pasacalles fuera como todos los años. Dentro de ese ‘catálogo de costumbres funerarias ubriqueñas’ se encuentran algunas como la del día de los paseos o la relación que guardan los gamones con lo fúnebre, como planta además que nos conecta como el inframundo. Por último, investigó acerca de los funerales de Nueva Orleans, que van acompañados en ocasiones de bandas de música que tocan y bailan a ritmo de jazz. Unir Ubrique con Nueva Orleans fue lo más complicado, si bien encontró que un perro de una camada de Antonio García había participado en las labores de rescate del huracán Katrina en 2005.

Todo ello nos lo ha contado un Leandro Cabello que afirma que el hecho de que se trate del ‘entierro del entierro’ no quiere decir que sea el fin de esta tradición. “Mientras pueda no tengo problema porque es algo que me evade y tengo a mi hijo que me echa una mano”, comentaba. Además, las celebraciones que hacen en torno a ella sirven de encuentro para el grupo de amigos año tras año.

De nuevo el sábado volverán a hacer la presentación en el Jardín, donde degustarán los tradicionales callos con garbanzos. Sobre las 17:00 horas bajarán a la Avenida de España a la altura del Ambigú der Pino para ver la cabalgata y dar a conocer la patacabra con la intención de animar a la gente a participar al día siguiente. Con motivo del cambio de sentido de la propia cabalgata, en esta ocasión lo que harán será adentrarse en ella con la patacabra pequeña que se hace como boceto y para el disfrute de los niños, mientras que la grande partirá hacia la Plaza de la Verdura. Ya el domingo, desde las 18:00 horas estarán en dicho lugar para tomar la salida en torno a las 19:00. Leandro Cabello ha invitado a todos a acudir desde pronto para que los niños puedan disfrutar con la patacabra pequeña. De igual modo, ha recordado que se trata de una fiesta abierta en la que cualquiera puede participar, haciendo hincapié en que, dentro del desorden, hay que mantener cierto orden.