Entre los repertorios callejeros que tendremos este Carnaval encontramos uno de nueva creación. Se trata del formado por Lola Godoy y Menchu León, quienes en la vuelta de un viaje a Cuenca, y sin haberlo pensado nunca antes, tuvieron la idea de un tipo en el que una hará de globo y otra de vendedora de ellos. De esta forma crearon ‘Las cuñás se hinchan en la Chorizá’, una idea que han definido como “murga, minimalista y vintage”, ya que se trata de algo más informal que una chirigota, sin instrumentos más allá de la clave, con solo dos componentes y con cierto recuerdo a años atrás cuando las murgas “cantaban mal y se equivocaban”.

Antes de llegar al destino, en ese mismo viaje, ya tenían clara la idea de la presentación, la cual la dejaron abandonada desde la pasada primavera hasta el mes de septiembre, cuando la retomaron y comenzaron a darle forma al repertorio. En él cabe desde un popurrí a modo de rumba, cuplés locales, otros más generales e incluso en los que se ríen de ellas mismas. La crítica, aunque de un modo más indirecto, también estará presente. Todo ello bajo la autoría de Menchu León y David Menacho y la dirección de este último, que creó un primer cuplé y la música y, posteriormente Menchu ha escrito algunas partes más mientras Lola ha aportado ideas.

Ambas han contado su vinculación con el Carnaval, que siempre ha estado muy ligado a los disfraces. En el caso de Lola también con la patacabra y su entierro, además del interés que muestra siempre por escuchar las agrupaciones locales. Menchu también relataba su afición al COAC gaditano. El vivir en primera persona el proceso de creación y ensayos ha hecho valorar aún más a quienes llevan tantos años creando repertorios cargados de crítica social y humor inteligente. Al tiempo que Godoy señalaba que nunca se había imaginado así y que no fue hasta Navidad cuando se dio cuenta de que la cosa iba en serio, León confesaba que ahora ya podrá decir que ha sacado adelante una chirigota.

También recordaban cómo para esta primera vez habían intentado tirar de otras mujeres de la familia, las cuales esperan que se sumen en futuras ocasiones si es que las hay. En este sentido, subrayaban que poco importará lo que ocurra a partir de mañana, cuando estrenen en público el repertorio, ya que han disfrutado mucho el camino hasta aquí y no tienen ninguna pretensión al respecto. Del mismo modo querían reivindicar también el papel y la presencia de la mujer en el Carnaval, más allá de ser las que se quedaban en casa cuidando de los hijos, quienes completaban la escena de figurantes. De hecho reclaman más grupos en los que prime el humor y lo desenfadado, como ya ocurre con Las Pacas o los años en los que salieron Cristina Guerra y Andrea Ramos.