La murga de los Ordóñez es una de las clásicas del carnaval callejero, y en unos años en el que este tipo de agrupaciones está proliferando, tampoco van a faltar a su cita. El año pasado dieron el paso adelante un poco más tarde que de costumbre, pero su propuesta, ‘La banda sin capitán y sin veneno (Los vapstreetboys del Toleo)’, cuajó entre el público con un humor desvergonzado y un doble sentido que a veces se giraba contra el que lo cantaba. Pese a no ser una agrupación oficial, estuvieron en un gran número de eventos y fiestas gastronómicas que adquirieron una dimensión mayor de la que venían teniendo. Los recuerdos son positivos y se han mostrado contentos con el resultado, al igual que en años anteriores. “Lo pasamos muy bien”, señalan al tiempo que reconocen el “apego” que tiene mucha gente con ellos por la tradición que tienen en la fiesta. “Para mí todos los años merece la pena nada más que por los ensayos. Algunos tienen en cuenta otras cosas, pero para mí me valen hasta los ratos de camino al ensayo”, apostillaba Diego Chacón.

Para este año, la propuesta llega bajo el nombre ‘Cambio en el Ayuntamiento’. Una idea que surgió en la romería de El Bosque, cuando tuvieron una idea que en principio surgió para una copla, pero que pronto se dieron cuenta que encajaba a la perfección como nombre y proyecto para la murga. Tanto es así, que el propio Pedro Ordóñez reconocía que le habían surgido infinidad de letras y todas al tipo o con relación con el mismo. En total, se presentan con unas 14 cupletinas, y 4 pasodobles además de la presentación, el popurrí, una rumba y otro pasodoble ‘sorpresa’.

De nuevo apostarán por un estilo que mantiene la línea de estos últimos años, con una chirigota hecha para disfrutar y hacer reír, sin maldad ni mal gusto a la hora de escribir sobre algo o alguien. El propio autor reconocía que hasta en cuatro ocasiones (la última este mismo año) ha presentado letras a quien se mencionaba para buscar su ‘aprobación’. Las cuatro, aseguraba, le habían dado luz verde. Pedro Ordóñez también recordaba el pasodoble que dedicó a su madre tras superar un episodio de salud, que él mismo relataba en una copla que emocionó a todos y que incluso hizo reír a Isabel Rincón.

Los cambios no solo están presentes en el nombre sino también en los componentes, ya que no estarán Alberto Cordón por motivos laborales y Daniel Corcha por motivos familiares. Se incorporan al grupo José Luis Lamela y Diego Jiménez. Repiten, además de Pedro Ordóñez y Diego Chacón, Alejandro Marín, Daniel Rodríguez y Juan Carlos López, en un grupo que este año ha sido “el que más cerca hemos estado de meter percusión”. Pese a que la fórmula actual, sin percusión y con dos guitarras, “es más cómoda y viene rodada”, Pedro Ordóñez no se cierra a salir como oficial algún año, aunque no entre en sus previsiones más cercanas “por circunstancias personales; el Carnaval no puede ser algo estresante sino un desahogo”. De momento se irán adaptando a lo que haya en cuanto a la fiesta, sus eventos y actuaciones. También contaba su intención de hacer una chirigota infantil en la que puedan salir sus hijos, sobrinos, etc. y mostraba su apoyo a las agrupaciones oficiales “porque son las que mantienen todo esto”.