Con autoría de Miguel Domínguez ‘Zioro’, tanto Miguel González como Jesús Tinajero y Ramón Salas repiten en el Carnaval de Ubrique. Tras la buena experiencia con ‘Parque Natural de Ubrique’, este año apuestan por ‘Este cuarteto es un calvario’. Con ellos hemos repasado un año en el que lo pasaron “de escándalo”. “Fue una experiencia bonita porque algunos nunca lo habíamos hecho y estar al nivel que estuvimos era muy complicado. Nos resultó sorprendente porque no teníamos esa pretensión”, relataban al tiempo que reconocían la calidad de la letra de Miguel Domínguez, de la que han destacado la primera parodia. Por todo ello disfrutaron mucho el Carnaval sobre todo a la hora de compartir momentos con otras agrupaciones. Del mismo modo recuerdan la respuesta de la gente, entregada en cada actuación desde la gala de presentación.

A modo de broma, al tiempo que recogían la placa que entrega el Ayuntamiento a cada agrupación oficial, acordaron sacar, al menos, dos cuartetos más para que cada uno pudiera quedarse con una. Al término de la fiesta quedó prácticamente acordado por unanimidad, también con el autor, que en septiembre se reunirían; y ya después de la feria se vieron para empezar a darle forma al proyecto. Miguel Domínguez presentó dos ideas diferentes y, por votación, resultó ‘Este cuarteto es un calvario’. “El año pasado coincidíamos en darle a Ramón el papel de guarda y este se lo hemos dado por edad”, puntualizaban en torno al reparto de papeles. Del propio Ramón, que suma ya algunas decenas de agrupaciones, han destacado su capacidad de evolucionar a medida que se acerca febrero. En esta ocasión, adelantan que han tenido que poner mucho énfasis en la interpretación y en saber meterse en el papel. La intención vuelve a ser hacer reír con un humor blanco, que no moleste a nadie y con el sello propio de los repertorios que suele firmar Zioro.

Con la intención de repetir, al menos, el mismo número de actuaciones del año pasado, se presentan en esta ocasión. De nuevo volverán a darle prioridad a la calle, aunque sin descuidar a asociaciones y otros establecimientos como bares. Además, pretenden estar el domingo 18 de febrero en el local social de El Caldereto, lugar de ensayo, como manera de agradecer el gesto que han tenido a la hora de prestarle el local. Allí espera que se sumen otros grupos y vivir otra jornada de convivencia con los vecinos de la zona.

En relación a la fiesta, han recordado cómo antes había quien formaba un grupo de niños a los que componía letra y música, dirigía y enseñaba hasta crear una chirigota o comparsa. Algo que ahora echan de menos y lamentan que no ocurra, asumiendo que “no hemos sido capaces de captar niños y montar chirigotas o comparsas con ellos”. Es por ello por lo que sostienen que “hay que cuidar a quienes dan el paso hacia delante a la hora de vivir el Carnaval nuestro. Hay que cuidar la cantera y dar oportunidades porque el que prueba, repite, y ya no se sale”. Como opción ideal, coincidían al señalar la idoneidad de que se creen grupos nuevos de niños o adolescentes y no entren puntualmente en agrupaciones ya formadas.