De las 5 agrupaciones que tendremos en el Carnaval de Ubrique de manera oficial, tres repiten y dos vuelven. Además de la comparsa de las niñas, el cuarteto de David Benítez regresa a la fiesta después de dos años de ausencia además del obligado por la pandemia. Lo hace con un grupo consolidado al que se une Juan Cristóbal Chacón, que el pasado Carnaval estuvo presente con un romancero y que se une al propio David, a Daniel Carretero, Antonio Guerra y Miguel Corralero. ‘Lo que hay que ver’ es el nombre con el que se presenta y que llega tras ‘La madre que os parió’ (2019) y ‘Si lo quieres saber, pregúntale a Isabé, lo ve o no lo ve’ (2020), los últimos proyectos de David Benítez. Cuando la espera va llegando a su fin, confiesan que se le está haciendo larga y que llevan tiempo “esperando que llegue el día de poder salir. Estos años atrás intentas quitarte el gusanillo estando con otros grupo es pero cuando ves a los compañeros subidos al escenario es cuando te entra el pellizco”.

En cuanto a la idea de este año, han adelantado que se trata de un proyecto nuevo por completo después de que el año pasado ya tuvieran gran parte del repertorio montado y ensayado. Al quedarse obsoleta, volvieron a empezar de cero con un cuarteto formado por cinco componentes, motivo por el cual decidieron rescatar a Juancris, cuyo último Carnaval con David Benítez y Antonio Guerra fue el de 2011 con “Dior hizo el pedío en seis días y el séptimo trabajó”. El cuarteto seguirá en la línea de los últimos, con un repertorio que conjuga lo localista con otros temas de ámbito general pero en el que, al ser cinco, “se hace más corto y se aprende más ligero”. Eso ha propiciado que, pese a haber ensayado menos días, tengan a día de hoy todas las piezas (parodia, tema libre y unos diez cuplés) metidas por completo.

El humor, la ironía y la sátira será la seña de identidad aunque sin dejar de lado la crítica. “Pensamos que toda agrupación de Carnaval debe ser reivindicativa”, apuntaban al tiempo que reconocían que en este caso se trata de un cuarteto “un tanto más noble”.

Al igual que ocurre con la comparsa de las niñas, su vuelta se produce en una fiesta que ha cambiado desde entonces y que introduce más novedades en este 2024. Sobre todas ellas se han mostrado partidarios y a favor, por ejemplo, de comenzar con la gala de presentación del IES Francisco Fatou. “Nosotros hace tiempo que lo propusimos porque las fiestas gastronómicas quedaban deslucidas, sobre todo para nosotros que no podíamos cantar nada más que una tanda de cuplés. Ahora es diferente porque vamos a poder hacer todo el repertorio y con el disfraz. Además, la gente mayor que te ve en esos barrios van a poder disfrutar del cuarteto por completo”, afirmaban.

También celebraban que se recuperaran las barras de la calle Torre y que todas quedaran gestionadas por los propios grupos, que pondrán fin a la música que no sea de Carnaval en sus altavoces. De igual modo, se postulaban a favor de los adelantos del horario de la cabalgata (aunque no de que acabe en la Plaza de las Palmeras) y del entierro de la patacabra, que comenzarán a las 17:30. Algo que, según ellos, hará que los padres se animen a disfrazar a los niños y los abuelos puedan salir a ver a sus nietos para un evento que “si termina muy tarde se convierte en botellón”. Por último, han comentado su ilusión de encontrar un grupo de niños a los que escribir y montar un cuarteto y han reivindicado unas fechas fijas para el Carnaval, algo por lo que podrían luchar a partir del año que viene para que se desligue de la Semana Santa.