El coro de Jesús Monje y José Luis Bustelo vuelve a las tablas del Falla por tercer año consecutivo. Tras La producción y Casa Remedios, esquina con Cádiz, la terna se completa con ‘Este coro es de locos’. En él volverá a haber participación ubriqueña de la mano de Ezequiel Montero y Serafín Mateos, que repiten tras la experiencia de 2023.  Por otro lado, una de las novedades en este COAC es la comparsa llegada desde la vecina localidad de El Bosque. Bajo el nombre de ‘Los maestros’ y con autoría en música de Horacio Calvillo y en letra de Marcos Nogueroles, este grupo de nueva creación también ha ‘pescado’ en Ubrique y contará entre sus componentes con Jesús Salguero y Daniel Pérez.

Con ellos, además de Antonio Domínguez, representante legal de la comparsa de El Bosque, hemos conversado en el inicio de la programación de Carnaval, en la que nos han relatado que el origen de esta nueva agrupación reside en Horacio Calvillo de quien también es la idea de la comparsa. Tras muchos años en agrupaciones destacadas de Cádiz y una última etapa en Ronda, el bosqueño tenía la idea de llevar la que será la primera agrupación de la localidad en el COAC. Algo que, sin embargo, han querido matizar sus componentes, resaltando que se presentarán con la firme intención de defender la Sierra de Cádiz. “Es una comparsa con cierto aire gaditano pero muy reivindicativa con la Sierra”, aseguraban. De hecho, además de Ubrique y El Bosque, cuentan con componentes de otros municipios como Arcos de la Frontera. Tanto Antonio como Jesús y Daniel han contado cómo es la manera de trabajar de Horacio Calvillo y lo que han entendido como “una oportunidad muy buena de aprender de él”. Acerca del repertorio han destacado el estribillo, con “un trasfondo muy bonito y que resume la comparsa en cuatro renglones”. La comparsa esconde intrahistorias como la de un componente que se ha desplazado cada día de ensayo desde Algeciras además de otro que incluso dejó su trabajo en Canarias para ir al Falla con una agrupación de su localidad, algo que podría no repetirse. O sí, después de la experiencia que están viviendo y que hace que lejos de marcarse pretensiones ‘concurseras’, aseguren que el objetivo es “llegar donde hemos llegado” con lo vivido en los ensayos, los ratitos posteriores, lo aprendido y la gente nueva conocida. El ambiente creado en el pueblo es de una ilusión máxima y es con la misma que se presentarán en el Falla el próximo 24 de enero en la penúltima sesión de preliminares.

Un día antes actuará ‘Este coro es de locos’ en el que el ubriqueño Serafín Mateos cambia de registro y pasa de la cuerda de segunda a los bajos. Ezequiel Montero, por su parte, se mantiene entre los tenores. Ambos han recordado la experiencia del pasado año de la que destacan las bateas. “Nos contaron que el 90% de las personas que se montan en una batea, no se bajan”, afirmaban al tiempo que explicaban lo vivido, por ejemplo, el lunes de coros, con la gente expectante por escucharlos y con 11 kilos de marisco dentro de la batea. En un momento en el que los coros se dividen entre los que mantienen el corte clásico y los que apuestan por ‘teatralizar’ o ‘musicalizar’ sus repertorios, el de Monje y Bustelo se encasilla a caballo de ambos. En cuanto al grupo, repite el 90% y, al margen de los dos componentes de Ubrique y Álvaro Quero, de Prado del Rey, el resto son de la Bahía. Tras lo acontecido en 2023 con los disfraces, aseguran que en esta ocasión todo va mucho más adelantado, tanto el repertorio (“el coro es una locura”) como el tipo, del cual han adelantado que hay una parte fabricada en Ubrique.