Las actuaciones ofrecidas por los grupos de baile incorporados este año al desfile de la Cabalgata, especialmente el dirigido por Virginia Domínguez y su Academia de Danza, ha sido el gran reclamo de un evento navideño que se ha convertido en espectáculo. En esta misma línea se seguirá trabajando de cara a próximas ediciones en las que ya se estudia modificar el itinerario de la comitiva. Así lo entiende el concejal de Festejos, Daniel Domínguez Chaves, con quien hemos hecho hoy balance, valorando de manera positiva los cambios de esta fiesta con la que se despide las celebraciones navideñas y que ha sido bien recibida por el público asistente. La ampliación del desfile con los grupos de baile, la carroza de El Curtido o el lanzamiento de balones y el cañón de serpentina desde la terraza de uno de los edificios laterales de La Plaza, entre los aciertos de este año.

El responsable municipal ha querido agradecer a todos los implicados en la puesta en escena del cortejo de Reyes, entre estos las bandas de música de la localidad, la Agrupación Musical Ubriqueña y la Banda Municipal de Música, así como a las personas que encarnaban las figuras de los Reyes Magos, pajes y Cartera Real que estuvieron a la altura de la labor que tenían que desempeñar. Del mismo modo, aseguraba sentirse satisfechos con la colaboración de los grupos que se han incorporado este año a la comitiva de la Cabalgata, desde El Curtido con carroza propia, hasta los grupos de baile, tanto el de mayores, como las 80 menores que escenificaban durante todo el recorrido el colorido espectáculo de baile, música, luces y animación. Sobre este en particular, señalaba que “eran propuestas nuevas que queríamos hacer”, de manera que “desde que nos sentamos y nos presentó el proyecto lo vimos con buenos ojos”, ya que “hay que apostar por nuestra gente y darles oportunidades”.

En esta mismo camino se seguirá trabajando a futuro con “cabalgatas más largas y más vistosas”,  otras colaboraciones y con un itinerario que se está revisando y que deberá no obstante, ser lo suficientemente amplio para permitir el paso de las carrozas y evitar que los roces con el mobiliario urbano afecte a las estructuras de las mismas, como ocurría con la de Baltasar, “que con un simple toque se descolgó” parte del corcho decorativo.  En plano de las incidencias ha lamentado los comportamientos puntales que han podido empañar la fiesta, destacando sin embargo el civismo de la gran mayoría de los ubriqueños que respetaron el desfile de la Cabalgata y que “demuestra que la gente (en Ubrique) está por colaborar”.

Daniel Domínguez Chaves, concejal de Festejos en el Ayuntamiento de Ubrique.