La científica Belén Parra Torrejón, Doctora en Química, ha obtenido el XLI Premio San Alberto Magno de Tesis Doctorales por su trabajo “Nanomateriales multifuncionales inspirados en la estructura ósea con aplicaciones en medioambiente y salud”, que calificado de Cum Laude fue realizado en el Departamento de Química Inorgánica de la Universidad de Granada de noviembre del 2019 al 2023. Un galardón que otorga el Ilustre Colegio Oficial de Químicos del Sur y la Asociación de Químicos de Andalucía (AQA)  y que  reconoce la labor investigadora en la profesión química.

Su trabajo, con  nuevos (nano) materiales multifuncionales de fosfato de calcio, ya han sido patentados y transferidos a distintas empresas que desarrollarán la tecnología en sus respectivos campos: la medicina, como terapia contra el cáncer con la empresa Celllbiotec y la agricultura, en concreto con el cultivo del tomate y la vid, con la empresa NanoIntec S.L.

Tal y como nos explicaba hoy en La Mañana de Radio Ubrique Belén Parra, se trata de nanopartículas que están inspiradas en la estructura ósea para que sea biodegradables y biocompatibles, aplicándolos así a distintos campos, “sabemos que es un material que funciona porque está en nuestro cuerpo”. Lo más importante de las nanopartículas es que entre sus propiedades está su uso como transportadoras, es decir se usa como elemento vehicular para alcanzar lugares de difícil acceso, llegar a la diana, ya sea vegetal o animal. Esa partícula se disuelve en el sitio adecuado, aumentando la eficacia de los tratamientos convencionales.

Con su trabajo y gracias a las colaboraciones multidisciplinares de todo un equipo al que ha querido agradecer su implicación, la ubriqueña ha diseñado un material basado en estas nanopartículas que ha sido trasladado a la realidad comercial para su futura aplicación, “no nos hemos quedado en el laboratorio sino que hemos conseguido que se interesen empresas que lo lleven a escala más grande y esperemos que en unos años las nanopartículas aplicadas al campo sean una realidad”.

Aplicación en el sector de la agricultura

Las nanopartículas de fosfato de calcio se han utilizado en la administración controlada  de elicitores en viñedos, estimulando que la vid desarrolle propiedades beneficiosas para el vino, por un lado y por otro han sido dopadas con Zn para biofortificación y protección de plantas de tomate, demostrando su  aplicado en tomates de la variedad cherry  una mejora del rendimiento y la calidad de los frutos, frente a los agroquímicos utilizados hoy en día.  Estos estudios han sido publicado en medios especializados (Environmental Science & Technology, CrystEngComm  y Environmental Science: Nano), y sus resultados patentados y transferidos a la empresa NanoIntec S.L.

Aplicación médica de las nanopartículas

FOTO: International Journal of Nanomedicine, donde ha sido publicado el estudio.

En la parte médica, los avances son más complicados ya que de momento los ensayos en vivo se han realizado sólo con ratones, sin embargo se ha alcanzando potenciar la funcionalización dual de nanopartículas de fosfato de calcio bioinspiradas como terapia prometedora contra el cáncer de páncreas. 

El cáncer de páncreas es una de las enfermedades oncológicas con menor tasa de supervivencia. El olaparib (OLA) es un fármaco que se usa actualmente en la terapia contra este cáncer, pero no es del todo efectivo. Actualmente, se está probando una nueva terapia que combina OLA y ácido ascórbico (AA, promotor de especies reactivas de oxígeno que puedan “atacar” a las células malignas), obteniendo mejores resultados. Sin embargo, dada la diferente farmacocinética de ambos compuestos y problemas de degradación del AA, su uso sigue estando limitado. En el estudio elaborado por Belén Parra, se propuso funcionalizar con ambos fármacos las nanopartículas de fosfato de calcio y mejorar la eficiencia del tratamiento. El nanosistema dual resultante (NP-ACP-OLA-AA) mostró una liberación controlada de OLA mejorando la farmacocinética y un efecto protector sobre AA que evitaba la oxidación de este, aumentando la eficacia in vitro del fármaco libre en todas las líneas celulares ensayadas. Se aplicó este nanotratamiento en ratones inmunodreprimidos y obtuvimos una mayor inhibición del crecimiento tumoral y una mejor supervivencia que para el fármaco libre.

El método para producir estos nanocompuestos, y los usos de estos, han sido registrados por patente y recientemente transferidos a la empresa Celllbiotec. Además, han sido publicados en el International Journal of Nanomedicine.

Perfil de Belén Parra Torrejón

La excelencia académica y la investigación se dan la mano en esta joven ubriqueña de 28 años que defiende las enseñanzas públicas de calidad y el alto nivel de investigación científica que se hace en España.

La excelencia académica y la investigación se dan la mano en esta joven ubriqueña de 28 años que defiende las enseñanzas públicas de calidad y el alto nivel de investigación científica que se hace en España. Para Belén Parra la ciencia no debe quedarse en el laboratorio, tienen que existir esa transferencia de conocimientos, llegar a la población y a futuro aplicarse en la mejora de la calidad de vida y obligatoriamente en la sostenibilidad. Eso es lo que la motiva a echar horas en el laboratorio, y es que desde el principio lo tenía claro “quería dedicarme a la investigación y la química”.

Belén Parra siempre ha estudiado muchísimo, algo que conocen bien en el CEIP Benafélix y el IES Los Remedios de nuestra localidad. Ese esfuerzo, continuó al estudiar el grado en Química por la Universidad de Cádiz (UCA) en 2013, después Máster Interuniversitario en Química con especialidad en biomoléculas y beca de la European Molecular Biology Organization (EMBO) en la Universidad de Glasgow, Reino Unido. Se incorporó al grupo de investigación FQM-368 (BionanoMet) del Departamento de Química Inorgánica de la Universidad de Granada, realizando investigaciones en nanotecnología, que han culminado con su Tesis Doctoral, calificada Cum Laude y reconocida en los XLI Premio San Alberto Magno, galardón que poner en valor su potencial como investigadora.

Ahora continúa trabajando para BionanoMet, sin embargo, es consciente de que su futuro inmediato está fuera de España. La falta de recursos e inversión en nuestro país, no facilita el avance en las investigaciones científicas. Un hándicap que deben sobrellevar los jóvenes científicos si quieren dedicarse a este campo, “en España la investigación que se hace es tremenda para los pocos medios que tenemos”, aseguraba “aquí somos muy vocacionales y el nivel es muy alto”, se tiene el potencial humano pero no los medios. A pesar de todo, indica que a largo plazo le gustaría desarrollar su carrera en España.

Más que la cultura del esfuerzo, su recomendación para generaciones futuras es no tener miedo al fracaso. “En ciencias estamos acostumbrados a paliar con el fracaso en el laboratorio, los éxitos son menores que los fracasos y esos fracasos hay que tomarlos como un impulso”. Seguir adelante no rendirse y lo más importante hacer algo “que te guste y te motive”, en definitiva “ser feliz con lo que haces”.

Belén Parra Torrejón, Doctora en Química.