Joaquín Eligio Brun, más conocido como “Kini de Triana”, ha sido denominado por la prensa como el corneta estrella de la Semana Santa sevillana. El músico que sentaba sus bases en la Banda de cornetas y tambores del Santísimo Cristo de las Tres Caídas, recala ahora en Ubrique  de la mano de la Agrupación Musical Cristo del Calvario, para impartir docencia sobre el uso del  instrumento protagonista en una banda de cornetas y tambores. Su colaboración supone una auténtica oportunidad, para todos aquellos amantes de la música cofrade y en particular de la corneta, que quieran formarse y adquirir conocimientos técnicos a nivel profesional.

Las clases arrancaban hace dos semanas y ya cuentan con un nutrido grupo de menores y adultos que participan en las formaciones de cada miércoles. Lo hacen trabajando desde cero, conociendo el uso de un instrumento que no cuenta con unas enseñanza regladas. Esta es precisamente, una reclamación que se está intentando impulsar desde el ámbito de la música cofrade en el marco andaluz, ya que “nuestro instrumento no está profesionalizado a nivel de conservatorio”. Hasta ahora, la tradición popular y las bandas son los únicos espacios reservados para la adquisición de estos conocimientos musicales.

Kini de Triana llega a Ubrique, donde actualmente reside y  trabaja, a través de su pareja. Después de una dilatada y exitosa carrera musical de más de 30 años, una distonía focal de embocadura lo sacó de los escenarios y aparcó su trayectoria profesional como cornetista y formador. Con Kini de Triana hemos conocido cómo llega un corneta a acompañar con su instrumento a artistas de renombre como Alejandro Sanz, Andrés Herrera “El Pájaro”, Junior, Cantores de Híspalis o a telonear a Bob Dylan. Con su corneta y su innovadora manera de abordar el instrumento, traspasó fronteras y conquistó no sólo al público sino también a músicos de todo tipo a los que formaba con sus masterclass.

Ahora su mayor anhelo es regresar a ese periodo, en Ubrique se está recuperando y poco a poco comienza avanzar en la dolencia. De hecho ha sido en nuestra localidad  y a raíz de la petición de colaboración del cantante local Danié, que se enfrentaba de nuevo a la corneta tras el diagnóstico. Con este punto de inflexión y con la acogida que le ha ofrecido el municipio se ha decidido a colaborar con Cristo del Calvario retomando su faceta docente. También la de compositor, trabajando en un proyecto musical destinado a Nuestra Señora de Los Remedios en cuyo honor está creando una marcha.

Kini de Triana