El Centro de Transfusión, Tejidos y Células de Cádiz llegará a Ubrique esta tarde para llevar a cabo una nueva campaña de recogida de donaciones de sangre en nuestra localidad. La cita es esta tarde en la tercera planta del edificio del Mercado en horario de tarde de 17:30 a 21:30 horas.

Después de la visita a finales de octubre, está será una campaña extraordinaria. En palabras del coordinador provincial, Miguel Ángel Barbero, «la respuesta de Ubrique es muy buena por ello el motivo de acudir más veces, porque lejos de bajar se mantiene (el número de donaciones) y eso significa que Ubrique es solidario».  En este nuevo llamamiento a la donación, Barbero nos explicaba los procedimientos y el uso de las donaciones, «una sola donación ayuda a tres personas», así como la importancia de contribuir a salvar vidas «se tiene la satisfacción de dar algo que no se puede fabricar, ni comprar, ni con todo el oro del mundo». En la actualidad las reservas autonómicas mantienen un stock para 10 u 12 días, dependiendo siempre de la demanda. Se requiere además donaciones de todos los grupos, ya que siempre se intenta trasfundir al paciente su mismos tipo de sangre y mismo rh.

El donante de sangre debe tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilos y gozar de buena salud. Los hombres podrán donar 4 veces al año y las mujeres 3 veces, debiendo pasar entre donación y donación al menos dos meses. Es por ello, por lo que se hace un especial llamamiento a los nuevos donante, sobre todo porque demográficamente Ubrique puede ofrecer más donantes de los que ya colaboran, recordando, que el acto de donar sangre es sencillo, rápido, prácticamente indoloro y controlado médicamente. Todo el proceso no tiene por qué durar más de media hora.

Qué se hace con la sangre donada

Por una parte es analizada para estudiar el grupo sanguíneo, el factor Rh y descartar enfermedades infectocontagiosas. En caso de detectarse alguna anomalía, la unidad de sangre se destruye y se comunica a la persona donante el resultado del análisis, para su posterior seguimiento médico.

Por otra parte, la bolsa de sangre es fraccionada o separada en sus distintos elementos; la sangre no se transfunde directamente de la persona donante a la receptora, sino que se somete a un proceso de separación del que se obtienen tres componentes:

Glóbulos rojos: parte celular utilizada en las intervenciones quirúrgicas, hemorragias debidas a accidentes de tráfico, tratamiento de anemias, trasplantes de órganos…

Plaquetas: parte celular utilizada en pacientes con cáncer o leucemias, trasplantes de medula ósea, trastornos de la coagulación, hemorragias…

Plasma: parte líquida de la que se obtienen una serie de proteínas para el tratamiento de enfermedades de la coagulación, enfermedades infecciosas, grandes quemados… El plasma que no se transfunde se envía a los laboratorios farmacéuticos para que lo transformen en medicamentos, como la albúmina, gammaglobulinas, factores de coagulación,… Dichos medicamentos, una vez elaborados son enviados a las Farmacias Hospitalarias para su distribución a las personas que lo necesitan y facilitarles el tratamiento adecuado.

De esta forma, cada donación de sangre beneficia a más de una persona, ya que los componentes sanguíneos se utilizan por separado.

Miguel Ángel Barbero, coordinador Centro de Transfusión, Tejidos y Células de Cádiz