Una de las 13 mesas informativas de la provincia ha quedado situada hoy en el centro de la Avenida de España, mientras que mañana martes tendrá lugar la lectura de un manifiesto en la Plaza del Ayuntamiento. Además, para darle visibilidad esta noche quedará iluminada de verde la nueva fuente del Parque Rafael Alberti.

Cada 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, en esta ocasión bajo el lema ‘Dale like a la Salud Mental, por el derecho a crecer en bienestar’, enfocado en la población infantil y juvenil. La Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental Afemen se ha unido a esta conmemoración con la organización de diversas iniciativas en sus 13 delegaciones en la provincia. Entre ellas, también en Ubrique donde vienen trabajando ya desde hace una década, junto sus otras dos sedes de Villamartín y Olvera en la Sierra de Cádiz. Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique, el director de Afemen, Blas García, nos informaba sobre esta programación, que vuelve a tener como objetivo la concienciación de la ciudadanía y la petición ante las Administraciones Públicas de profesionales y recursos suficientes para una adecuada atención.

La mesa informativa se ha ubicado esta mañana en el centro de la Avenida de España, en horario de 10,00 a 14,00 horas. Por su parte, mañana se dará lectura a un manifiesto en la Plaza del Ayuntamiento, con la presencia de representes municipales  y de las personas usuarias y familiares de Afemen. Desde la asociación recuerdan que en Ubrique son muchas las personas las que padecen problemas de salud mental. En este sentido Afemen cuenta desde hace unos meses con una nueva sede, cedida por el Ayuntamiento en el local de la antigua Cooperativa ‘Unificación’, donde desarrollan programas de recuperación psicosocial para personas usuarias, y ofrecen orientación y apoyo psicológico a los familiares.

Coincidiendo con esta jornada quieren llamar la atención sobre las necesidades que inspiran el lema de este año. En concreto, que la salud mental es un derecho de ciudadanía y que cualquier persona está expuesta a padecer su falta. Por ello la necesidad de poner en marcha mecanismos de prevención con el fin de promover la Salud Mental en menores y jóvenes, que representan el futuro de toda la sociedad. Según la OMS, una de cada siete personas jóvenes de 10 a 19 años tiene algún problema de salud mental y la pandemia ha agravado esta situación, provocando un aumento de hasta el 47% en los problemas de salud mental en menores.

En Andalucía han aumentado los casos de menores atendidos en salud mental. Así lo ha puesto de manifiesto el Defensor del Pueblo Andaluz en el Informe sobre Infancia y Adolescencia, presentado la semana pasada en el Parlamento de Andalucía. Según el Informe, el 12% de las personas atendidas en las Unidades de Salud Mental son menores de 18 años.

El manifiesto incidirá también en la importancia de crear unas condiciones materiales y afectivas justas, para que la salud mental se desarrolle en un entorno de bienestar, y de garantizar una infancia, adolescencia y juventud fuera de peligros que afecten a la salud mental. Junto a los condicionantes genéticos, se han localizado como factores de riesgo la normalización de la violencia y el acoso, la presión social del grupo, la distorsión de la propia imagen, que puede terminar en problemas de anorexia o bulimia, las adicciones, el sobreuso de las redes sociales, la toxicidad que introduce el consumo de pornografía, o la aparición de un insano deseo de control en las relaciones de pareja, donde la parte perjudicada suelen ser las mujeres jóvenes.

Como miembro de la Federación Salud Mental Andalucía, Afemen llama la atención sobre la necesidad de que se refuerce de forma urgente la red de salud mental del sistema público andaluz con un incremento de profesionales, y recursos para poder potenciar y ampliar los equipos de atención interdisciplinar en el ámbito comunitario y domiciliario. Una muestra de ello es que Andalucía se encuentra muy por debajo de la media de España en la ratio de psicólogos y de psiquiatras.

Igualmente se requiere una respuesta específica a las personas con problemas de salud mental y adicciones, para muchos de los cuales hacen falta dispositivos sanitarios de atención intensiva específicos para atender a la patología dual. Otros grupos vulnerables son las personas sin hogar y a las internas en centros penitenciarios ordinarios. Se necesita un mayor número de plazas en residencias y otras viviendas supervisadas para personas que no pueden vivir solos, o no cuentan con medios para ello.

Según subrayan, debe ser prioritario dar un impulso al Plan de prevención de conductas suicidas, con especial atención a la infancia y la adolescencia, etapas en las que se han incrementado los suicidios y los intentos. El suicidio se ha convertido en la primera causa de muerte en los jóvenes, por delante a las de accidentes de tráfico.

Blas García, director de Afemen