El CEIP Ramón Crossa ha obtenido esta semana doble reconocimiento por la labor realizada en materia de Igualdad. Por un lado, el alumnado de 6º de Primaria se hacia con el tercer premio del concurso de cortos «Abre el plano», que organiza el área de Igualdad de la Diputación Provincial de Cádiz, por otro, el centro ha sido reconocido también con el tercer premio del «Rosa Regás», que otorga la  Consejería de Educación y Deportes de la Junta de Andalucía. Dos galardones que ponen de manifiesto la implicación del centro y por ende de toda la Comunidad Educativa de Ubrique en el desarrollo de los Planes de Igualdad. Así lo entiende la Coordinadora de Igualdad y tutora de 6º curso de Primaria María del Pilar García, quien nos ha explicado hoy en La Mañana como han trabajado con el alumnado (y siguen trabajando) en ambas convocatorias.

La XV edición de los premios «Rosa Regás», correspondiente al curso 2020-2021, a materiales curriculares que destaquen por su valor coeducativo, ha sido la convocatoria a la que han concurrido desde el Ramón Crossa, con el proyecto «Aprende a pensar». El alumnado desde Primero hasta Sexto, trabaja dos lecturas por curso, sobre las que después reflexionan tanto en clase como en el seno familiar, contribuyendo en un desarrollo intelectual que evite la violencia y fomente la equidad. De modo que, bajo la perspectiva de la inteligencia emocional como metodología, se consigue trabajar la autoestima y motivación del alumnado con el fin de establecer relaciones inteligentes y de respeto con el resto de las personas y hacer frente a los problemas sin recurrir a la violencia.

Lo que premia el «Rosa Regás» es el material curricular inédito no publicado, presentado y realizado por el profesorado y en este caso también el alumnado, bajo la guía del docente. Desde que se puso en marcha el pasado curso el centro ha elaborado material  propio sobre las lecturas, que van desde booktubers, hasta representaciones teatrales de los textos leídos, que se añade a los soportes documentales preparados al iniciar el proyecto.

Los Premios «Rosas Regás» nacen en cumplimiento de una de las medidas del  Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres en Educación, y pretenden ser un estímulo para sacar a la luz materiales que trasladen, a quienes se están formando, una representación justa y equitativa del mundo, favoreciendo la asunción en igualdad, de expectativas profesionales y responsabilidades familiares y sociales. La cuantía económica global para los premios de la modalidad A asciende para esta convocatoria a un total de 5.750 euros.

No ha sido sin embargo, el Premio que lleva el nombre de la escritora catalana, el único del que ha tenido constancia el CEIP Ramón Crossa en esta semana. El pasado martes conocíamos que el trabajo presentado por el alumnado de este centro era seleccionado por el jurado del concurso de cortos «Abre el plano», que organiza el área de Igualdad de la Diputación Provincial de Cádiz, otorgándole el tercer premio, dotado con un diploma acreditativo y material literario y tecnológico por valor de 700 euros.

El cortometraje ‘No juegues con mi corazón’, ha sido realizado por los 19 alumnos y alumnas del curso de 6º de Primaria de CEIP Ramón Crossa. La tutora, María del Pilar García, lo proponía en clase, donde se concreto el enfoque y los contenidos del discurso audiovisual, que se quería abordar. El proceso de grabación se concentró en jornada lectiva en octubre, durante dos horas y con recursos propios, dando paso después a la edición. Para esta parte se ha contado con colaboraciones que han asesorado a la docente y alumnado sobre el relato visual y su posterior montaje.

Tal y como se recoge en las bases, este concurso nace con la intención de dotar a los participantes de un punto de vista más global de todas las vertientes que tiene la violencia hacia las mujeres, que se presenta de múltiples maneras y en contextos de muy diferente naturaleza. Esto lo ha sabido sintetizar a la perfección el grupo de escolares que ha presentado el proyecto. En «No juegues con mi corazón», se relata la historia de una joven, interpretada por la alumna Marina Carrasco, cuyos intereses personales distan de los roles que socialmente quedan establecidos, debiendo enfrentarse a los convencionalismos de género que imperan entre sus compañeros de curso o su propia familia. Gracias al acompañamiento de su amigo en ficción, Alberto López y a su alegato final, consigue desde la empatía que se toma conciencia sobre una realidad que debe ser cuestionada desde la infancia.

Todas estas actuaciones se han realizado conforme al Plan de Igualdad del centro que tal y como se recoge desde Educación debe formar parte del  Proyecto Educativo, dotando al currículum de un tratamiento transversal en la perspectiva de género y la formación igualitaria, con propuestas dirigidas tanto al alumnado, como al profesorado y las familias.

María del Pilar García, coordinadora de Igualdad del CEIP Ramón Crossa