Hoy ha entrado en vigor en el Ayuntamiento de Ubrique el nuevo procedimiento para la ejecución de obras menores. Los proyectos de gran envergadura continúan con el mismo sistema que hasta ahora, pero las de menor entidad no necesitarán autorización para el inicio, sino sólo una declaración responsable y su autoliquidación. Se mantendrá la labor de inspección para controlar las obras, estableciéndose sanciones superiores a los 600 euros.

El delegado municipal de Urbanismo, Manuel Ángel Chacón, ha confirmado hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique que desde este viernes 1 de octubre se pone en marcha en nuestra localidad un nuevo sistema de licencias de obras con el objetivo de agilizar los trámites, especialmente en el caso de las actuaciones de menor envergadura que no precisan cambios estructurales. Días atrás se mantuvo un encuentro con constructores de nuestro municipio para explicarles las novedades, y en el portal de transparencia en la web del Ayuntamiento se incluye ya toda la información y documentación necesarias. Además, al margen del registro general del Ayuntamiento, y como ayuda en esta fase inicial se ha habilitado un registro auxiliar sobre obras en el edificio de Urbanismo.

Una vez aprobado meses atrás en Pleno el cambio de ordenanzas y tras su publicación en el BOP, hoy finalmente entra en funcionamiento este nuevo sistema. En el caso de las obras de mayor envergadura, el procedimiento sigue siendo el mismo, y por tanto debe solicitarse la tradicional licencia de obras al Ayuntamiento, que la autorizará si se cumple con la ordenación vigente, debiendo procederse a su pago. Se trata, por ejemplo, de las obras de nueva construcción, la construcción de una planta nueva, actuaciones estructurales o la modificación de muros de carga, entre otros.

Las novedades llegan en las obras de menor entidad constructiva, que desde hoy ya no requieren de una autorización explícita por parte del Ayuntamiento para su inicio, sino que el ciudadano sólo tiene que hacer una declaración responsable y una autoliquidación antes de comenzar directamente las obras.

Dentro de este apartado de obras menores, a su vez se distinguen tres tipos de actuaciones, que se pueden consultar en el anexo informativo publicado por el Ayuntamiento en su web. En cualquier caso, ante posibles dudas se recomienda acudir al edificio de Urbanismo.

El tipo I corresponde a los trabajos más sencillos, los que no requieren de ningún tipo documentación técnica, y sólo precisarán de la declaración responsable y la carta de pago. Los dos siguiente tipos sí que exigen ya la participación de técnicos profesionales. Así, el tipo II incluye obras de algo más de entidad, en la que será necesaria una memoria descriptiva técnica y gráfica, mientras que las actuaciones de tipo III son las que además exigen presentar un proyecto. Una vez aportado, podrán empezar las obras, sin tener que esperar la tradicional licencia en la que el Ayuntamiento autorizaba.

Manuel Ángel Chacón ha explicado que se trata de un nuevo sistema que apuesta por la confianza, pero precisó que no se van a eliminar las tareas municipales de control. El servicio de inspección seguirá funcionando en todas las obras, y si de detecta fraude se procederá a sanciones que parten de los 600 euros hacia arriba.

Manuel Ángel Chacón, delegado municipal de Urbanismo y Ciclo Integral del Agua