La media de ocupación se está situando en torno al 80%, consolidando agosto como temporada alta. Han recuperado a toda su plantilla, debiendo reforzar el personal durante algunos momentos. También se han reactivado las celebraciones, con bodas ya más numerosas al ampliarse los aforos, pero con todas las medidas de seguridad anticovid. Las previsiones son halagüeñas, con el regreso de peticiones por parte de grupos a partir de septiembre, y algunas reservas incluso ya para el próximo año.

Los últimos datos aportados por la Diputación Provincial a través de los alojamientos de la red de Tugasa y por la Federación de Hostelería de Cádiz apuntan a agosto como un mes de récord, que no sólo mejora los datos de 2020 sino incluso del 2019 en la época de prepandemia. Desde nuestra localidad, establecimientos como el Hotel Sierra de Ubrique ratifican esta importante recuperación que convierten este mes en temporada alta, algo impensable años atrás en destinos de interior, con una ocupación media que prevén cerrar en torno al 80%. «En la actualidad nos encontramos en torno al 60 o 70%, pero en estas semanas hemos tenido momentos de estar todas las habitaciones al completo», nos explicaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique Antonio Gil, integrante de la familia propietaria del hotel ubriqueño.

Los clientes valoran la tranquilidad y ausencia de aglomeraciones del turismo de interior, así como la aplicación escrupulosa de los protocolos anticovid, que se han convertido en algunos de los aspectos que más se tienen en cuenta. Además, el Hotel ‘Sierra de Ubrique’ dispone de piscina, y las personas alojadas en Ubrique están a poco más de una hora de las playas. En cualquier caso, Antonio Gil ha querido agradecer también al Ayuntamiento de Ubrique la campaña turística ‘Vuelve a Ubrique’, impulsada en Canal Sur, y que «nos está viniendo muy bien para todo el sector en nuestra localidad».

Por todo ello, y a diferencia de años anteriores, el mes de agosto se ha convertido en temporada alta por la demanda existente, y las expectativas son muy favorables de cara a los próximos meses, tanto septiembre como el último trimestre del año, ya que están volviendo a registrar peticiones de agencias y grupos para los meses de octubre y noviembre. A día de hoy, algunas de sus reservas llegan ya hasta el próximo año 2022. Si continúa esta tendencia reconocen que la situación mejoraría en gran medidas con respecto al primer semestre, aunque aún no se pueda llegar a alcanzarlas cifras de un año normal. Tal y como recordaba Antonio Gil, este repunte en el sector hostelero favorece en general a toda la actividad económica en general, desde reponedores, hasta bares y restaurantes, o el sector comercial.

Esta recuperación para el sector hostelero se ve reforzada por la reactivación de las celebraciones, sobre todo bodas con mayor número de invitados al incrementarse el aforo permitido, por lo que el establecimiento no sólo ha recuperado al conjunto de su plantilla, sino que en algunas ocasiones está debiendo reforzar su personal. Meses atrás hubo algunas bodas con grupos pequeños de asistentes, sin embargo, ahora se están retomando eventos que pueden llegar a los 100 o 200 invitados, sobre todo en esta recta final de agosto y el próximo septiembre. En muchos casos, son bodas cuya fecha había sido aplazada una o dos veces ya.

Antonio Gil, integrante de la familia propietaria del Hotel Sierra de Ubrique